Según Jesús Mendoza, director general de SAM Asset Management de banco Santander México, a nivel local las inversiones en fondos sustentables tendrían crecimientos importantes.

De acuerdo con el directivo, actualmente en el mundo cerca de 25% de los activos invertidos en vehículos de renta variable, están en productos que consideran criterios ESG.

En entrevista, precisó que en la medida en que haya más vehículos de inversión y más emisoras que quieran cumplir y apegarse a políticas sustentables, será un ganar-ganar para la sociedad. “Estamos iniciando con este tipo de vehículos pero ya también hay un camino andado de muchas entidades que querían sumarse a este tipo de inversión”.

Añade que, en el caso de Santander, su fondo SAM-ESG, busca cubrir los intereses de inversionistas que están a favor del medio ambiente y la sustentabilidad, y que su característica principal, en el caso de este banco, es que se trata de una gestión activa.

“¿Qué expectativa tenemos? Empezar a crear consciencia en el mercado, de que se puede invertir en empresas socialmente responsables; estamos muy contentos de haber sido los primeros”, refiere.

Rafael Buerba, director de renta variable en SAM Asset Management en México, coincide en que los fondos con criterios ESG han tenido un crecimiento enorme sobre todo en Europa, donde las empresas, no sólo por voluntad, sino por obligación, publican cómo están cumpliendo en temas como políticas ambientales, sociales y gobierno corporativo; mientras que en América Latina la exigencia aún es menor.

edgar.juarez@eleconomista.mx