Tras el fiasco de WeWork, que decidió retrasar su estreno en Wall Street ante la fría acogida del mercado, los inversionistas no tendrán que esperar mucho tiempo para participar en un unicornio de Silicon Valley.

La empresa estadounidense de alquiler de apartamentos Airbnb anunció su intención de salir a Bolsa en el 2020, un movimiento largamente esperado por el mercado.

La última ronda de financiamiento de la compañía, en septiembre del 2017, fijó para Airbnb un valor de mercado de 31,000 millones de dólares que quizá se quedará corto.

La empresa de San Francisco,  California, es la mayor plataforma de alquiler de viviendas entre particulares, con presencia en más de 65,000 ciudades de 191 países. Nació en  2007 como una iniciativa de Brian Chesky, actual presidente y su colega Joe Gebbia para ganar dinero con el fin de pagar su alquiler en San Francisco.

Poco más de una década después, se convirtió en la quinta startup no cotizada más valiosa del mundo. Frente a otras tecnológicas como Uber y WeWork, Airbnb cuenta con una sólida situación financiera.

La compañía no ha hecho todavía públicas sus cuentas, pero según Reuters, contaba con una caja de 3,500 millones de dólares al cierre del primer trimestre. En ese periodo, realizó reservas por 9,400 millones de dólares.

El año pasado, la propia empresa anunció que los ingresos se habían impulsado 40% y que el flujo operativo fue positivo en 2017 y 2018.

Airbnb asegura que, desde su fundación hace 12 años, los caseros han ingresado en todo el mundo más de 65,000 millones de dólares a través de la plataforma de alquier.

La compañía cuenta con una sólida presencia en España, el tercer país del mundo donde Airbnb generó el año pasado un mayor impacto económico directo, por detrás de Estados Unidos y Francia.

Unicornios generan dudas

WeWork, plataforma de espacios de trabajo compartidos, pospuso su entrada en Wall Street “para fin de año”, mientras el valor de la compañía se ha reducido más de la mitad en pocos meses, planteando preguntas de los inversionistas.

En tanto, las empresas de alquiler de autos con chofer Lyft y Uber, que se estrenaron en el mercado bursátil en marzo y mayo respectivamente, vieron colapsar sus títulos. Desde su llegada a Wall Street, las acciones de ambos han caído alrededor de 24 por ciento.

Los mercados cuestionan el modelo económico de estas firmas, que han perdido desde su creación y no logran convencer de que pueden ganar dinero, pese a grandes inversiones.

Airbnb ha buscado diversificarse en los últimos años, lanzándose a la reserva de restaurantes y poniendo a disposición de sus usuarios experiencias con terceros y actividades pagadas.

Facturó US1,000 millones en II Trim 19

  • Airbnb fue fundada en el 2008 por Joe Gebbia, Nathan Blecharczyk y Brian Chesky.
  • Tiene una aplicación con la que los usuarios pueden poner en renta sus viviendas por tiempo determinado y obtener ingresos a cambio.
  • La empresa tiene su sede en San Francisco, California, y brinda acceso desde apartamentos, villas, casas, hasta castillos en los árboles en más de 100,000 ciudades y 191 países.
  • En cifras no oficiales, la startup tecnológica captó más de 1,000 millones de dólares de ingresos en el segundo trimestre del año.
  • La firma valdría 31,000 millones de dólares, y de confirmarse dicha cifra, Airbnb se codearía en Wall Street con los grandes titanes de la industria, como Marriott, que cotizó con un valor de mercado de 43,000 millones de dólares.

Brian Chesky, el hombre de US4,200 millones

Brian Chesky es el CEO y cofundador de Airbnb. Según la revista Forbes, tiene una fortuna de 4,200 millones de dólares.

El multimillonario de 37 años de edad renta su departamento en San Francisco a través de Airbnb.

Practica yoga una vez a la semana con su novia, a la que conoció a través de Tinder.

Chesky ha dicho que donará la mitad de su fortuna a distintos programas de caridad. Lleva una vida discreta y sin lujos.