Ankara. Turquía afirmó este lunes que no está “intimidada” por las “amenazas” de Donald Trump de “devastar” la economía turca en caso de ataque de Ankara contra las milicias kurdas apoyadas por Washington en Siria, tras la anunciada retirada estadounidense de este país.

Esta dura advertencia del inquilino de la Casa Blanca se produce cuando el presidente tuco amenaza desde hace varias semanas con lanzar una nueva ofensiva contra las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), un grupo armado kurdo que Ankara considera “terrorista”, pero que es apoyado por Washington en su lucha contra la organización yihadista Estado Islámico.

Trump advirtió el domingo en la red Twitter que si se producía ese ataque contra las fuerzas kurdas después de la retirada estadounidense de Siria, Estados Unidos “devastará a Turquía económicamente”. Sin embargo, el presidente estadounidense hizo por otro lado un llamado a los kurdos a no “provocar” a Ankara.

“No nos intimidará ninguna amenaza. Las amenazas económicas no conducen a nada”, aseguró el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Cavusoglu, en reacción a las advertencias de Trump.

En conferencia de prensa, añadió que dos “aliados estratégicos no deberían hablar a través de Twitter” y que “nuestros canales (de comunicación) están abiertos”, y que su país no está en contra de una “zona de seguridad” en la frontera con Siria.

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, explicó a la prensa este lunes tras dejar Riad que continúan las conversaciones para crear una “zona de tampón” en Siria.

Las YPG constituyen uno de los principales puntos de discordia entre Turquía y Estados Unidos, aliados en la OTAN, cuyas relaciones se han degradado desde el 2016.

Pompeo efectúa una gira por Oriente Medio destinada a tranquilizar a los aliados de Washington ante la futura retirada de Siria.