Washington. El asalto al Consulado de Estados Unidos en Libia fue una reacción espontánea a la película antimusulmana, aseguró ayer la Embajadora de EU ante la ONU, incluso cuando el Presidente interino de Libia insistió en que los atacantes ocuparon meses en la preparación del atentado y seleccionaron cuidadosamente la fecha: el aniversario de los atentados del 11 de septiembre.

El gobierno de Obama lanzó la semana pasada una investigación sobre si los grupos terroristas utilizaron la indignación provocada por el video para desencadenar un largamente planeado ataque.

Pero la embajadora Susan Rice afirmó que las pruebas reunidas hasta ahora no muestran ningún indicio de un ataque premeditado o coordinado. Indicó que el ataque en Bengasi parecía ser una imitación de las manifestaciones que habían estallado horas antes frente a la embajada estadounidense en El Cairo.

La descripción de los hechos de Rice contrasta con la del presidente interino de Libia, Mohammed el-Megarif, quien afirmó ayer que no había ninguna duda de que los autores del asalto habían determinado la fecha del ataque.

Definitivamente fue planeado. Fue planeado por extranjeros, por personas que ingresaron al país hace unos meses , expuso El-Megarif.