Jerusalén. Soldados israelíes allanaron ayer las oficinas de tres organizaciones no gubernamentales palestinas en el centro de Ramallah, donde revolvieron archiveros e incautaron computadoras portátiles en una rara incursión en el corazón de la capital de facto de la autoridad Palestina, manifestaron los grupos.

El ejército israelí anunció que había buscado varias oficinas afiliadas al Frente Popular para la Liberación de Palestina, una facción militante de izquierda, pero no dio más detalles.

La mañana de ayer, los soldados irrumpieron en las oficinas de la Red de ONGs Palestinas, la Unión de Comités de Mujeres Palestinas, y Addameer, un grupo de asistencia jurídica para prisioneros, indicaron los funcionarios de los grupos.

Sahar Francis, directora ejecutiva de Addameer, manifestó que cuatro computadoras portátiles, un disco duro y una cámara de video fueron tomadas y que varios archivos pudieron haber sido copiados del servidor del grupo.

Samah Darwish, directora ejecutiva de la Red de ONGs Palestinas, que coordina las organizaciones no gubernamentales, afirmó que las puertas interiores fueron rotas y que sus archivos se encontraban dispersos en varias habitaciones. Indicó que era una oficina al servicio de la campaña internacional de boicot y sanciones contra Israel, conocida como BDS (por su sigla en ingles) que aboga por el boicot a los productos israelíes en el extranjero, urge a las empresas extranjeras no hacer negocios con Israel y pide sanciones económicas también contra Israel debido a su políticas hacia los palestinos.

Expuso que creía que el ataque estaba relacionado con las actividades de su grupo, como el apoyo a los observadores de derechos humanos.