Louvain-la-neuve. El expresidente Rafael Correa dijo que la demanda de Ecuador de que sea extraditado de Bélgica es solamente una estratagema del gobierno para acabar con la oposición y añadió que en lugar de ello lo llevará a regresar a la política.

En una entrevista con The Associated Press desde su casa cerca de Bruselas, Correa dijo que no tiene planes de comparecer ante las autoridades ecuatorianas que investigan sus posibles conexiones con el fallido secuestro en el 2012 de un legislador.

El fiscal general de Ecuador demandó esta semana el arresto y la extradición de Correa, luego de que el expresidente de 55 años no se presentó en una corte en Quito como lo requieren los términos de la investigación.

“No puedo volver a Ecuador en los próximos ocho o 10 años” , dijo Correa.

“No hay división de poderes”, dijo. “No hay ya justicia independiente en Ecuador”.

En junio, el máximo tribunal de Ecuador ordenó la inclusión de Correa en una investigación sobre el fallido secuestro en el 2012 del legislador Fernando Balda en Bogotá, Colombia, donde éste se había refugiado tras una disputa con el presidente.

Petición de la Interpol

De acuerdo al periódico El Comercio, el Secretario Relator de la Sala Penal de la Corte Nacional de Justicia de Ecuador, Carlos Rodríguez, emitió un pedido a la Interpol en Quito, para que se cumpla la orden de la jueza Daniella Camacho de que se localice y capture al expresidente Rafael Correa, con fines de extradición.

La orden fue dictada el pasado 3 de julio del 2018 durante la audiencia de revisión de medidas cautelares. Ahora, Correa desatiende la decisión.