Quito. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, aseguró que la relación con Estados Unidos pasa por ciertas tensiones y desconfianza mutua; dijo que pedirá la salida de militares adscritos a la Embajada de Estados Unidos porque su número es excesivo.

También criticó la política externa estadounidense hacia América Latina, a la que llamó torpe , el espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad y destacó que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños es una alternativa de cooperación y mecanismo para resolver diferencias regionales sin la presencia de países hegemónicos.

En una reunión con corresponsales extranjeros, el Mandatario aseveró: No nos vamos a engañar, hay ciertas tensiones, hay desconfianza mutua (en la relación con Estados Unidos), también hay grupos de derecha que si por ellos fuera, nos mandarían a bombardear .

Hay una política torpe de Estados Unidos con respecto a América Latina y lo que ellos consideran gobiernos hostiles, pero yo no soy hostil a Estados Unidos, no soy antiestadounidense... soy de una izquierda moderna y, en lo personal, quiero mucho a Estados Unidos , afirmó, al tiempo que recordó que en ese país obtuvo dos de sus títulos universitarios, uno de ellos como Doctor de Economía.

Correa, quien llegó al poder en enero del 2007 y -tras ganar su reelección- gobernará hasta el 2017, aclaró que en EU tienen que aprender que aquí hay un país soberano que no va a aguantar humillaciones ni chantajes .