Ciudad de Guatemala. Los países del Grupo de Lima instaron este jueves a Rusia y China a desistir de su apoyo al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, para facilitar una salida pacífica a la crisis en ese país.

El grupo de países latinoamericanos y Canadá respaldó las gestiones que realiza Juan Guaidó, el líder opositor y autoproclamado mandatario interino, apoyado por 50 naciones, ante “aquellos países que aún apoyan el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro”, indica la declaración conjunta acordada tras una reunión de un día en la capital guatemalteca.

El documento de siete puntos precisa que los acercamientos para abandonar el respaldo a Maduro son “en particular con Rusia, China, Cuba y Turquía, urgiéndoles a formar parte de la solución de una crisis que tiene un impacto creciente en la región”.

Sin embargo, el presidente ruso, Vladimir Putin, reiteró su respaldo incondicional a Maduro y se preguntó si están “locos” quienes apoyan Guaidó, a quien, no obstante, consideró un “hombre simpático”, y que era “neutro” hacia él.

“Tengo ganas de decirle a aquellos que lo apoyan: ‘¿Pero ustedes están locos o qué? ¿Ustedes entienden adónde los llevará esto?’”, declaró al margen del Foro Económico Internacional de San Petersburgo, citado por las agencias rusas.

Putin, principal aliado junto a China y Cuba de Maduro, terminó su diatriba contra el opositor venezolano, acusándolo de ser ilegítimo: “Un hombre sale a una plaza, mira hacia el cielo y, ante Dios, se declara jefe de gobierno. ¿Es normal o no?. Pero entonces luego será un caos en todo el planeta”, dijo.

En el manifiesto, los 14 países miembros del grupo reiteraron la necesidad de convocar a elecciones presidenciales libres, justas y transparentes como única salida a la crisis que atraviesa Venezuela.

Durante la inauguración de la cita, la canciller guatemalteca hizo un llamado “urgente del restablecimiento inmediato del orden democrático en Venezuela mediante la celebración de elecciones”. El grupo calificó a Maduro de corrupto y narcotraficante.