Roma.- Italia estaba el viernes casi sin periódicos, radio ni televisión debido a una huelga de periodistas contra un proyecto de ley del gobierno de Silvio Berlusconi, que limita las escuchas telefónicas y su publicación.

Para la Federación nacional de la prensa (FNSI, sindicato nacional de periodistas), que llamó a esta "jornada de silencio", se trata de un "gesto simbólico para mostrar todos los silencios que impondrá esa ley".

La casi totalidad de los diarios están ausentes de los kioscos, salvo Il Giornale, que pertenece a la familia Berlusconi.

Desde el viernes a las 07H00 (5H00 GMT), los servicios de agencias de información dejaron de funcionar y los sitios internet de los diarios ya no fueron actualizados.

El proyecto de ley adoptado en el Senado el 10 de junio, que aún debe ser aprobado por la Cámara de Diputados, prevé hasta dos meses de prisión y una multa que puede llegar a 464.700 euros para los editores de diarios y medios audiovisuales que difundan escuchas telefónicas o grabaciones durante una investigación judicial.

Berlusconi defiende este texto en nombre del respeto a la vida privada y de los derechos de la defensa, pero la oposición de izquierda y gran parte de los medios ven en él una forma de acallar a la prensa y de impedir informaciones incómodas para el jefe de gobierno.

KLM