El primer ministro de Portugal exigió este miércoles la renuncia del presidente de los ministros de Finanzas de la zona euro, Jeroen Dijsselbloem, por unas declaraciones que calificó de "racistas, xenófobas y sexistas".

"Europa sólo será creíble como un proyecto común el día en que el señor Dijsselbloem deje de encabezar el Eurogrupo y pida disculpas de forma clara a todos los países y personas que fueron profundamente ofendidos por sus comentarios", dijo el primer ministro, Antonio Costa, a periodistas.

El presidente del Eurogrupo sugirió el fin de semana en una entrevista con el periódico alemán Frankfurter Allgemaine Zeitung que países del sur de Europa que recibieron ayuda financiera de la Unión Europea estaban gastando su dinero "en alcohol y mujeres".

"Como socialdemócrata, creo que la solidaridad es extremadamente importante. Pero quien la pide también tiene obligaciones. No puedo gastar todo mi dinero en alcohol y mujeres y luego pedirte ayuda. Este principio se aplica a nivel personal, local, nacional e incluso europeo", dijo al diario.

Las declaraciones provocaron también fuertes críticas en España e Italia. No obstante, el portavoz de Dijsselbloem aseguró que no criticó a ningún país o región en particular y que sus palabras fueron malinterpretadas.

"Dijsselbloem no se refería a ningún país o grupo de países. Su mensaje está dirigido a todos los países de la zona euro: la solidaridad viene acompañada de obligaciones. Debemos atenernos a nuestras normas presupuestarias. Esto es importante a nivel personal, nacional e internacional", dijo.

erp