Washington.- El presidente estadounidense Barack Obama y la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, que promulgó una polémica ley antiinmigrante, coincidieron en que la falta de acción para reparar el sistema de inmigración federal es "inaceptable", comunicó la Casa Blanca.

"El presidente y la gobernadora coincidieron en que la falta de acción para reparar el sistema a nivel federal es inaceptable", señaló el comunicado difundido tras una reunión entre ambos.

Obama pidió a la gobernadora republicana que se una a sus esfuerzos para lograr una reforma migratoria integral, añadió el texto.

Brewer promulgó el pasado 23 de abril una ley aprobada por el Congreso estatal que convirtió la inmigración ilegal en un delito en Arizona.

La norma legal obliga a la policía a pedir los papeles a cualquier persona bajo la "duda razonable" de que sea un indocumentado.

"El presidente (Obama) reiteró su preocupación por esa medida, incluido el hecho de que una mezcla de diferentes reglamentos de inmigración en todo el país podría interferir con la responsabilidad del gobierno federal para fijar y aplicar la política migratoria" en Estados Unidos, explicó el texto.

Obama tildó en su momento a la ley SB 1070 que aprobó Arizona de "errónea" y anunció que su gobierno estudiaba impugnarla ante la justicia.

Brewer replicó por su parte que no temía esa posibilidad puesto que considera que la ley estatal copia en realidad las disposiciones de la ley federal.

La Casa Blanca calificó de "bueno" el encuentro entre Obama y Brewer, mientras que en las afueras se manifestaban decenas de personas en protesta por la visita de la gobernadora.