Noruega renuncia definitivamente a la vacuna anticovid de AstraZeneca y mantiene la suspensión de la vacuna Janssen de Johnson & Johnson, aunque éste último fármaco podrá ser inyectado a los que lo deseen expresamente, anunció este miércoles el gobierno.

La primera ministra Erna Solberg justificó esas medidas ante los riesgos raros, pero graves, que pueden provocar esas vacunas, que utilizan la misma tecnología del adenovirus.