Managua. El pasado lunes, el reconocido cronista deportivo Edgar Tijerino en su programa Doble Play hizo un importante anuncio: por motivos de su seguridad, no mencionará en su programa nada relacionado a la situación sociopolítica que vive el país, publica el diario La Prensa. Su postura es una muestra del temor a la brutalidad de las leyes represivas con las que está actuando el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo contra toda voz crítica a su administración y abusos.

El anuncio del periodista se dio tras la jornada de secuestros de varios miembros del partido Unión Democrática Renovadora (UNAMOS), antes llamado Movimiento Renovador Sandinista, como los guerrilleros Dora María Téllez, Hugo Torres y Víctor Hugo Tinoco, entre otras voces críticas de la dictadura como Tamara Dávila, Ana Margarita Vigil y Suyén Barahona.

En un país que tiene el sistema nervioso alterado, yo he decidido, en compromiso con la familia, apartarme de opinar, que es lo que molesta en el sentido que altera, preocupa a la familia y además evito crearle complicaciones al sitio donde trabajo, donde me han acogido”, dijo Tijerino al diario La Prensa.

Esta semana, desde la OEA fue aprobada una resolución por la violación de derechos humanos de parte de la familia Ortega. Pocos países se abstuvieron, entre ellos, el de los presidentes Andrés Manuel López Obrador y Alberto Fernández, de México y Argentina, respectivamente.

geopolitica@eleconomista.mx