Ginebra. La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, urgió el día de ayer 22 de junio, a Managua a un "cambio urgente" de actitud en el proceso electoral y a "liberar" a los opositores detenidos "arbitrariamente" meses antes de las elecciones.

"Emplazo al gobierno de Nicaragua a un cambio urgente en el curso de acción que está adoptando frente el proceso electoral", dijo Bachelet ante el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, llamando a "liberar de inmediato a todas las personas detenidas arbitrariamente".

La expresidenta chilena urgió a "cesar todo acto de persecución en contra de las voces disidentes, restablecer los derechos y libertades que hacen posible un proceso electoral libre, creíble y equitativo, y derogar la legislación restrictiva del espacio cívico y democrático".

En paralelo a la reunión, 59 países, entre ellos Estados Unidos, Costa Rica, El Salvador,, Panamá, Brasil y España, también llamaron a Managua a liberar a los opositores detenidos. México y Argentina no firmaron el documento.

"Es probable que estas medidas impidan la celebración de elecciones libres y justas", agregan estos países, que llaman a Managua a "comprometerse con la comunidad internacional" y a "permitir la presencia de observadores electorales internacionales".

Senado estadounidense

El Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos aprobó el día de ayer una legislación para promover elecciones libres en Nicaragua, con nuevas medidas para sancionar actos de corrupción y violaciones de los derechos humanos atribuidos al gobierno de Daniel Ortega. Bob Menéndez y Marco Rubio, encabezaron la legislación.