Bruselas. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, instó a que la Unión Europea (UE) siga los pasos del presidente Donald Trump y reconozca a Jerusalén como la capital de Israel, pero los ministros del bloque rechazaron esta propuesta por considerar que atenta contra el proceso de paz.

“Sé que el primer ministro (Benjamín) Netanyahu ha dicho en varias ocasiones que espera que otros sigan la decisión del presidente Trump. A lo mejor otros lo hacen pero por parte de los estados miembros de la Unión Europea esto no va a ocurrir”, enfatizó la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

En las oficinas centrales de la UE en Bruselas, Netanyahu dijo que la decisión de Trump hace posible la paz en Oriente Medio “porque reconocer la realidad es la esencia de la paz, el fundamento de la paz”, es decir, que “Jerusalén es la capital de Israel”.

La visita de Netanyahu a Bruselas, la primera de un primer ministro israelí en más de dos décadas, llegó en un momento de tensión tras el reconocimiento por el presidente Trump de la Ciudad Santa como capital de Israel, una decisión que rompe con décadas de diplomacia internacional.

En 1980, una ley israelí aprobó el estatus de Jerusalén como capital “eterna e indivisible” de Israel, después de que este país se anexionara en 1967 a Jerusalén. Esto, durante la guerra de los Seis Días. La ONU considera en cambio que el estatuto final de esta ciudad debe ser negociado entre las partes.

Netanyahu criticó el sábado la “hipocresía” y el “doble rasero” de la UE, que denuncia la decisión de Trump pero no “los disparos de cohetes contra Israel”.

La decisión de Trump provocó una nueva oleada de protestas en los Territorios Palestinos. Desde el jueves, cuatro palestinos han muerto en la Franja de Gaza, dos en enfrentamientos con soldados y dos miembros del Hamás en ataques aéreos israelíes en respuesta a disparos de cohetes desde este enclave.