Jerusalén. Israel cerró su único paso de mercancías ala Franja de Gaza en respuesta a las continuas hostilidades de Hamas, pese a la firma de un alto al fuego tras 24 horas de intensos enfrentamientos.

El ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, precisó que Israel dejará de transferir gas y combustible a través del paso de Kerem Shalom, el único punto de paso de mercancías entre Israel y el enclave palestino, hasta el próximo domingo, pero permitirá la entrada de comida y medicamentos básicos. Además, las autoridades israelíes reforzarán el bloqueo naval para impedir que los palestinos puedan alejarse a más de tres millas náuticas de la costa, frente a las seis anteriores.

La semana pasada, Israel anunció el cierre inmediato de este pasaje, lo que Hamas denunció como un “crimen contra la humanidad”.

Las autoridades egipcias también cerraron ambos sentidos del paso de Rafah, en el sur de la Franja, sin dar explicaciones.

Desde hace más de una década, Egipto e Israel mantienen un bloqueo sobre las fronteras de Gaza en un intento por debilitar a Hamas que generó dificultades económicas .

El endurecimiento deteriora todavía más la precaria situación humanitaria del enclave palestino, donde 80% de los dos millones de habitantes dependen de las ayudas, según el Banco Mundial (BM).

Movilización

Desde hace más de una semana, Israel intensificó su respuesta a las cometas y globos incendiarios lanzados desde Gaza, que ya arrasaron con más de 2,600 hectáreas de tierras israelíes, según las autoridades.

Estos proyectiles incendiarios se han hecho frecuentes durante las protestas de los gazatíes en la frontera entre Israel y la Franja de Gaza, iniciadas el 30 de marzo, contra el bloqueo y para reclamar el regreso de los refugiados palestinos expulsados de sus tierras en 1948, tras la creación del Estado de Israel.