Aviones israelíes reanudaron los ataques aéreos sobre Gaza y los militantes de Hamás respondieron lanzando cohetes hacia Israel, en un enfrentamiento que entró en su quinta noche mientras diplomáticos estadounidenses y árabes buscan terminar con la violencia.

Médicos palestinos dijeron que al menos dos personas murieron en uno de los varios ataques aéreos en el norte de Gaza. Residentes afirmaron que los barcos navales israelíes dispararon proyectiles desde el Mediterráneo, aunque es posible que ninguno haya alcanzado la franja.

El Ministerio de Asuntos Religiosos palestino dijo que los aviones israelíes destruyeron una mezquita. Un portavoz militar sostuvo que el ejército estaba revisando el informe.

Las sirenas sonaron en dos de las principales ciudades del sur de Israel advirtiendo de la llegada de misiles desde Gaza. Hamás se atribuyó la responsabilidad del lanzamiento de cohetes.

Sin señales de un fin de los combates, las víctimas del conflicto se seguían sumando en otros lugares. Los palestinos informaron de 11 muertos en la ocupada Cisjordania en medio de enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad israelíes.

Al menos 128 personas han muerto en Gaza desde el lunes, entre ellas 31 niños y 20 mujeres, y otras 950 han resultado heridas, informaron funcionarios médicos palestinos.

Entre los ocho muertos en Israel hay un soldado que patrullaba la frontera de Gaza y seis civiles israelíes, dos de ellos niños, según las autoridades del país.

En vísperas de una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU el domingo para debatir la situación, el enviado del gobierno del presidente estadounidense Joe Biden, Hady Amr, subsecretario adjunto para Asuntos de Israel y Palestina, viajó el viernes a la región.

La embajada de Estados Unidos en Israel dijo que el objetivo de su viaje era "reforzar la necesidad de trabajar hacia una calma sostenible".

Israel atacó Gaza con fuego de artillería y misiles desde el aire el viernes para destruir lo que dijo eran varios kilómetros de túneles, sitios de lanzamiento de misiles y almacenes de armas utilizados por los militantes palestinos en un esfuerzo por detener los persistente ataques con cohetes.

Las hostilidades entre Israel y militantes palestinos en Gaza han estado acompañadas de violencia en comunidades que albergan a judíos y árabes en Israel. Sinagogas han sido atacadas y se han producido peleas callejeras, lo que llevó al presidente de Israel a advertir sobre una guerra civil.

Egipto lideraba los esfuerzos regionales para lograr un alto el fuego. El Cairo presionó para que ambas partes cesaran a partir de la medianoche del viernes en espera de nuevas negociaciones, dijeron dos fuentes de seguridad egipcias.

Los ministros de Relaciones Exteriores de Egipto y Jordania discutieron los esfuerzos para poner fin a la confrontación en Gaza y prevenir "provocaciones" en Jerusalén, dijo la Cancillería egipcia.

Hamás, el grupo que gobierna en Gaza, lanzó cohetes el lunes en represalia por los choques entre la policía israelí y palestinos cerca de la Mezquita de Al-Aqsa, el tercer lugar más sagrado del Islam, en Jerusalén.

El Ejército israelí dijo que desde el inicio del conflicto se han disparado más de 2.000 cohetes desde Gaza hacia Israel, de los cuales alrededor de la mitad fueron interceptados por los sistemas de defensa antimisiles y 350 cayeron en la Franja de Gaza.