El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha revalidado su liderazgo y, además, ha conseguido hacerse con la mayoría absoluta de la dirección estatal y sacar adelante todas sus propuestas para la nueva etapa del partido.

La candidatura encabezada por el líder de Podemos, Pablo Iglesias, para el Consejo Ciudadano Estatal, se ha impuesto a la del secretario político, Íñigo Errejón. El líder de Podemos ha logrado colocar a 37 personas en la nueva dirección, frente a las 22 que ha conseguido situar Errejón y a los dos consejeros de anticapitalistas, según informó el partido morado.

Esto supone que en la nueva dirección de Podemos, donde antes pablistas y errejonistas estaban prácticamente igualados, ahora habrá 59.68% de consejeros afines a Iglesias y 37.1 del sector próximo al hasta ahora secretario político, Íñigo Errejón.

Errejón, debilitado

Así, estos resultados suponen un espaldarazo al liderazgo de Iglesias, quien había planteado el congreso de Vistalegre como un plebiscito entre su proyecto y el de Errejón. Por su parte, el secretario político, que aspiraba al menos a ganar la votación del documento político o el organizativo, sale muy debilitado.

La clave ahora está en el modo en el que Iglesias va a gestionar estos resultados, y de qué modo y en qué medida va a integrar al sector de Errejón, desde el que temen una purga de los contratados y dirigentes con los que cuentan en las diferentes estructuras del partido.

En cuanto a los documentos, Iglesias y su equipo han conseguido imponer su propuesta política por 56% de los votos, frente al 33,7% del de Errejón.

Podemos ha sido criticado por haber llegado con una lucha brutal entre Iglesias y Errejón.