Ciudad de México. El gobierno de la Generalitat se prepara para la resolución del Supremo respecto al juicio en contra de los políticos que orquestaron el referéndum independentista el 1 de octubre de 2017 en Cataluña.

Para ello, el gobierno de Quim Torra intentará tener el suficiente eco internacional para llevar su diferendo con el gobierno español a terrenos mucho más competitivos.

Ayer, “el consejo ejecutivo del Govern aprobó los decretos de creación de tres nuevas delegaciones del exterior”, señala un comunicado del Departamento de Acción Exterior. Las delegaciones que abrirá será en México, Argentina y Túnez.

En rueda de prensa, el conseller d’Acción Exterior, Alfred Bosch, comentó que “la fase de restitución son 12 delegacionesen Europa y en Estados Unidos queda completada”.

Bosch estuvo de visita en México la semana pasada. Fue en el Orfeó Català de la ciudad de México donde reveló la decisión de abrir una representación en el país.

Comentó que inicia “una nueva fase de expansión a los cinco continentes”. Sobre México, el comunicado explica que “acoge una comunidad catalana muy numerosa y con fuertes vínculos económicos, históricos y culturales”.

El que fuera gobierno del presidente Mariano Rajoy, aplicó el artículo 155 de la Constitución española el 21 de octubre de 2017. Con esa decisión echó abajo el programa Diplocat, una oficina encargada de promocionar a la comunidad autónoma en el exterior. De acuerdo al gobierno, Diplocat fue utilizada también para promover el referéndum.

Ahora, sin el 155 de por medio, la Generalitat anuncia su reforzamiento en el exterior.

América Latina la tenía descuidado. Ahora la apertura de tres delegaciones abre una nueva etapa.

México asumirá “un mandato de prospección por los países de la América Central”.