Estrasburgo, Francia. La Unión Europea (UE) advirtió el día de ayer 19 de octubre, que tomaría medidas enérgicas contra Polonia por poner en riesgo "valores comunes" con su cuestionamiento a la primacía del derecho europeo, en una declaración que el primer ministro polaco calificó de "chantaje" contra su país.

Las ya tensas relaciones entre la UE y Polonia por las denuncias de atropellos al Estado de derecho en ese país se agravaron dramáticamente después que la Corte Constitucional polaca decidió que partes del derecho europeo son incompatibles con la legislación nacional.

"No podemos y no vamos a permitir que nuestros valores comunes sean puestos en riesgo", dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en el Parlamento Europeo cara a cara con el primer ministro de Polonia, Mateus Morawiecki.

De acuerdo con Von der Leyen, la decisión de la Corte Constitucional polaca es "un cuestionamiento a los fundamentos de la Unión Europea. Es un desafío directo a la unidad del orden legal" del bloque. Por ello, añadió, "la Comisión Europea actuará".

Además de la posibilidad de abrir un nuevo procedimiento de infracción contra Polonia, la Comisión tiene en manos un arma temible: la posibilidad de vetar o obstaculizar el acceso de ese país a fondos europeos por las denuncias de atropellos al Estado de derecho.

En otro momento del debate, Von der Leyen dijo que fragilizar un "pilar esencial" de la UE "pone nuestra democracia europea en riesgo. No podemos permitir que esto ocurra. No permitiré que eso pase".

Morawiecki, a su vez, defendió la decisión de la Corte Constitucional de su país, y además rechazó lo que llamó un "chantaje" de la UE contra Polonia.

"Rechazo el lenguaje de las amenazas o la coerción. El chantaje se ha tornado un método habitual de ciertos Estados del bloque, y no es la base de la democracia", dijo Morawiecki en el hemiciclo del Europarlamento.

¿Contra lo supranacional?

En su discurso -que fue aplaudido por sus partidarios desde la tribuna-, Morawiecki afirmó que "la legislación de la UE tiene primacía sobre la ley nacional en áreas delegadas por cada Estado" miembro del bloque.

"Este principio es reconocido por todos los Estados miembros, pero la más alta ley es la Constitución de un país", apuntó el dirigente.

Morawiecki aseguró que Polonia desea continuar siendo parte de la UE. "Es nuestro destino, Europa es nuestro lugar. No queremos ir a otro lado", insistió.

El jefe de la bancada del Partido Popular Europeo (PPE, derecha), Manfred Weber, apuntó que "la Constitución de cada país es evidentemente fundamental, pero el reglamento interior de nuestra unión es más importante".