Phoenix.- La gobernadora de Arizona, Jan Brewer, aseveró hoy que no parará de luchar para proteger a su estado, luego que el gobierno estadunidense interpusiera una demanda para que la antiinmigrante ley SB 1070 sea declarada inconstitucional.

'No pararé de luchar para proteger a los ciudadanos de Arizona y para defender a Arizona en la Corte Federal', indicó Brewer en un comunicado, después que se diera a conocer la demanda interpuesta por el gobierno del presidente Barack Obama.

La querella presentada por la administración Obama ante una Corte Federal en Phoenix pide declarar inconstitucional la legislación antiinmigrante al argumentar que infringe la potestad del gobierno federal para diseñar la política migratoria internacional.

Brewer señaló que como resultado de la falla del gobierno estadunidense para proteger la frontera, Arizona está bajo el ataque de los violentos cárteles de la droga y de la inmigración.

Ahora con la demanda, Arizona también 'está bajo ataque en la corte federal por parte del presidente Obama y de su Departamento de Justicia'.

La colocación de la demanda 'no es más que un masivo desperdicio de fondos de los contribuyentes', consideró la gobernadora, quien en un mensaje emitido a través de la red social Twitter aseveró que 'seremos muy agresivos en defender nuestra ley'.

'Estos fondos podrían ser utilizados mejor en contra de los violentos cárteles mexicanos que contra la gente de Arizona', indicó.

Brewer sostuvo que la ley SB 1070 -que entrará en vigencia el próximo 29 de julio- 'es tanto razonable como constitucional y que refleja sustancialmente lo que ha sido la ley federal en Estados Unidos por muchas décadas'.

La legislación SB 1070 ' está diseñada a complementar no a suplantar, la aplicación de las leyes de federales de inmigración', aseguró la mandataria estatal, quien confió en que Arizona prevalecerá en contra de las demandas, incluyendo la de la administración Obama.

' Nuestras leyes serán declaradas constitucionales, porque eso son exactamente lo que son', aseveró.

La ley SB 1070, que promulgó Brewer en abril pasado, criminaliza la inmigración ilegal y autoriza a la policía a detener a personas sospechosas de ser indocumentadas.

APR