El Gobierno argentino fijó nuevas alícuotas de derechos de exportación para casi 4,400 productos, cerca del 43% de todos los alcanzados por el impuesto, el último día en el que el Ejecutivo tenía autorización para hacerlo según lo que disponía la Ley de Solidaridad sancionada en diciembre de 2019.

A través del decreto 1060/2020, el equipo económico fijó con vigencia a partir del 1° de enero de 2021 nuevas alícuotas para cerca de 3,600 bienes industriales y cerca de 700 de origen agropecuario. En total, son 4,387 productos que, en su mayoría, pasan a tener una carga de 4.5%, mientras que unos 1,092 pasarán a tener una de 3% y 362, una de 0 por ciento.

Fuentes oficiales remarcaron que la medida busca "unificar" las alícuotas de los productos de acuerdo "al nivel de valor agregado" de la exportación, por lo que los bienes finales industriales recibieron una reducción en las cargas, en contraste con los bienes básicos o intermedios, cuya imposición en muchos casos subió.

Puntualmente, bajaron a 0% para 54 bienes finales industriales, mientras que las 1,092 posiciones que pasaron a 3% son insumos industriales. Para las materias primas industriales e insumos básicos industriales, la alícuota queda en 4.5%, para los que el Gobierno sostiene que se mantuvo el mismo guarismo que tuvieron durante 2020, aunque la alícuota haya subido en varios segmentos.

Se trata de un esquema que reemplazará al dispuesto por la administración de Mauricio Macri en septiembre de 2018, que estipulaba hasta el 31 de diciembre de 2020 una alícuota de 12% para todos los bienes exportables.

Si bien las nuevas tasas representan una reducción respecto a las instauradas transitoriamente por Macri, en el caso de los insumos fabriles por ejemplo significa un incremento respecto al esquema inicial de la administración anterior, que al asumir redujo a 0% las alícuotas de prácticamente todos los bienes industriales.