Italia. Durante su patrullaje por las costas cerca de Libia, los rescatistas de la organización no gubernamental española Proactiva Open Arms descubrieron los restos de un bote con una mujer aún viva y los cuerpos de otra mujer y un niño y acusó a la Guardia Costera de Libia por su abandono.

“La guardia costera libia anunció que había interceptado un bote con 158 personas a bordo y había proporcionado asistencia médica y humanitaria. Lo que no dijeron fue que dejaron a dos mujeres y un niño a bordo y hundieron el barco porque no querían subirse a las patrulleras libias”, denunció la ONG.

El líder de Proactiva, Oscar Camps, aseveró que la cooperación del gobierno italiano con las autoridades libias fue lo que llevó a la muerte de la mujer y su pequeño hijo.

“Ésta es la consecuencia directa de contratar a milicias armadas para hacer creer al resto de Europa que Libia es un estado, es un gobierno, que es un país muy seguro, que tenemos una guardia costera capaz de hacerse cargo de todo esto. Esta es la consecuencia directa de no dejar trabajar a las organizaciones no gubernamentales que rescatan vidas en el Mediterráneo”, agregó.

Postura dura

Libia se ha convertido en un importante punto de tránsito hacia Europa para los que huyen de las guerras y la pobreza en otras partes del continente africano. El nuevo gobierno populista de Italia ha prometido detener el éxodo de migrantes y ha prestado ayuda a Libia para este fin.

“Dos barcos de la ONG española han regresado al Mediterráneo a la espera de su cargo de seres humanos. Que ahorren tiempo y dinero, verán los puertos italianos sólo en postales”, escribió en su cuenta de Twitter el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, confirmando que mantendrá su postura de no recibimiento.