Ahora los usuarios de cajeros automáticos sólo deberán pagar la comisión que aparezca en pantalla, informó la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Desde el pasado 5 de mayo, las instituciones de crédito están obligadas a informar a los usuarios el concepto y la comisión a cobrar sin impuestos, antes de que se realice una operación en cajero automático de un banco diferente al que emitió la tarjeta.

Así, cuando un usuario use una tarjeta de crédito o débito en un cajero automático distinto al que emitió el plástico, deberá aparecer en la pantalla la comisión que se cobrará por disponer de efectivo o consultar saldo, con lo que podrán autorizar o rechazar la operación.

Antes, el usuario se enteraba de la comisión pagada hasta que recibía su estado de cuenta, ya que además del banco operador del cajero, la institución emisora de la tarjeta podía aplicar alguna comisión.

'Ahora la única comisión que deberás pagar es la que aparezca en la pantalla del cajero automático, y se desplegará antes de que autorices la operación, por si decides no aceptarla y buscar un cajero de tu propio banco', expuso la Condusef a través de su programa Educación Financiera.

Para evitar el pago de mayores comisiones, el organismo recomienda utilizar la red de cajeros automáticos del banco emisor de la tarjeta.

Asimismo, sólo llevar el dinero o tarjetas a utilizar, cambiar periódicamente el número confidencial de las micas o NIP, y no proporcionarlo a nadie más.

De igual forma, sugirió no utilizar cajeros automáticos ubicados en lugares solitarios, mal iluminados o si hay alguien sospechoso cerca de éstos.

apr