Al momento de iniciar la vida laboral es importante comenzar también con el ahorro para el retiro. Aunque la esperanza de vida ha aumentado significativamente, lo recomendable es comenzar a ahorrar antes de los 30 años para tener una jubilación que  le permita cubrir los gastos de su vejez.

Según la Encuesta Nacional de Amafore sobre la situación que enfrentan las personas en edad de retiro, sólo 37% de la población realizó algún tipo de ahorro o inversión por iniciativa propia para cuando llegue el momento de retirarse.

Expertos en la materia alertan que es muy probable que los fondos en la afore de los trabajadores sean insuficientes para que éstos puedan subsistir sólo de su pensión; por ello enfatizan que si se quiere tener una buena pensión, lo mejor es construir un plan de inversión adicional a través de un instrumento complementario para el ahorro para el retiro.

Gerardo Obregón, director general de la fintech Prestadero, advirtió que los recursos ahorrados por los trabajadores para su retiro no serán suficientes, principalmente para aquellos que empezaron a cotizar después de 1997.

Según estimaciones, dijo, la mayoría de los trabajadores sólo obtendrá entre 17 y 27% del sueldo que obtuvo durante su vida laboral, un porcentaje preocupante e insuficiente al momento de retirarse de la vida laboral.

Por ello, Obregón indicó que complementarlo con otros instrumentos como un Plan Personal de Retiro (PPR),  una inversión en un fondo o una casa de Bolsa, o aumentar las aportaciones voluntarias marcan la diferencia para tener una pensión digna.

“Definitivamente es una buena opción, sobre todo porque estas aportaciones son deducibles hasta cierto límite. Entre más temprano se empiece a ahorrar es mejor. El mejor amigo del ahorro es el tiempo, porque se beneficia del rendimiento que se puede tener”, aseguró.

A su vez, Gerardo Carranza, director de Mercadotecnia de Principal, detalló que aunque la situación laboral y salarial de cada trabajador es distinta, eso se reflejará en la cantidad de ahorro para su retiro al momento de jubilarse.

Sin embargo, consideró que más allá de si los ahorros son suficientes o no, se debe trabajar en mejorar nuestra situación personal para obtener más recursos y cuanto antes mejor.

Un futuro sin preocupaciones

Para el director de Prestadero, la ventaja de invertir en otro instrumento complementario para el retiro es que no se regulan  por el régimen de inversión que tienen las afores, el cual es  más estricto .

Carranza detalló que diferentes instituciones financieras cuentan con una gran oferta de productos que le brindan los elementos necesarios para que las personas aumenten las posibilidades de alcanzar sus objetivos financieros de ahorro, la previsión e inversión.

“La particularidad de estos productos, si buscamos compararlo con una afore, por ejemplo, es que éstos no tienen una contribución tripartita, sino que su aportación depende completamente de lo que el usuario destine a su cuenta”, precisó.

Este tipo de instrumentos son una gran alternativa y buscan generar rendimientos que también suman a la meta del trabajador, por lo que, para sacar un buen provecho de ello, lo ideal es ser constantes y destinar, al menos, 10% de los ingresos.

En palabras del director de Principal, aunque existen distintas herramientas financieras que ayudan a los usuarios a prepararse y construir su futuro, el ahorro voluntario es el mejor complemento ya que al realizarse directamente en su cuenta afore, incrementa el monto de la pensión y se tienen beneficios fiscales con la posibilidad de deducir hasta 10% de sus ingresos en la declaración anual.

A su vez, Gerardo Obregón indicó que una buena regla es aportar cerca de 15% de nuestro sueldo a la afore o al esquema complementario de inversión. Incluso para los trabajadores freelance, se requiere más disciplina y con más razón se deben realizar aportaciones voluntarias.

Buscar asesoría, el consejo

Para obtener un mayor ahorro para la pensión, dijo Carranza, es necesario entender al retiro como una etapa para la que debe estar preparado. Por ello, lo mejor será acercarse a especialistas que le ofrezcan asesoría y con base en sus posibilidades y objetivos, planifique de manera responsable su retiro.

montserrat.galvan@eleconomista.mx