Querétaro, Qro. La apertura de la planta de Toyota, en Apaseo el Grande, Guanajuato, incide en el incremento de la producción autopartera queretana, dado que la instalación de la nipona ha derivado en una mayor demanda de autopartes.

“La puesta en marcha de Toyota aquí en el estado vecino ha provocado que en Querétaro haya una gran demanda hoy en día de plantas para la manufactura de autopartes que estos vehículos van a requerir”, aseguró el presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA), Óscar Albín Santos.

El modelo de desarrollo de la industria automotriz de Querétaro, dijo, es un modelo que debe analizarse, con la finalidad de que se replique como un esquema exitoso en otras entidades del país.

Expuso que la estrategia de Querétaro lo encamina a seguir avanzando como uno de los principales productores de autopartes del país, por lo que, refirió, mantener fuertes niveles de educación y de seguridad son dos elementos claves para que continúe siendo un estado atractivo para la instalación y la permanencia de firmas ya establecidas.

“Educación, seguridad, para que eso atraiga a los inversionistas y atraiga la ampliación de las plantas; si una planta que hoy esté produciendo en algún estado donde la seguridad no está garantizada o la calidad de la gente no es la adecuada, esa fábrica la van a dejar morir, no le van a dar recursos para que crezca y van a abrir otra en algún otro lado”, indicó.

En este contexto, la fabricación anual de autopartes en el estado ronda entre 8,000 y 9,000 millones de dólares, producción que colocaría a Querétaro como el tercer mayor productor de piezas automotrices en el país, superando a Nuevo León.

El aumento en la productividad de la industria local, así como la ampliación de la base productiva en el estado son factores que inciden en que Querétaro supere la producción de la entidad regiomontana, refirió el presidente de la INA.

Los primeros lugares en producción de autopartes se encuentran en Chihuahua y Coahuila, en ambos estados la producción de motores potencia su ubicación entre los mayores fabricantes de piezas; sin considerar los motores, Querétaro podría colocarse incluso en la segunda posición nacional, estimó.

“Cuando calificamos autopartes incluimos motores y transmisiones, porque aunque son fabricados por las marcas General Motors, Chrysler y Ford, es una autoparte que se tiene que calificar como tal, no es un automóvil y el Inegi lo toma como valor de fabricación de autoparte y Chihuahua y Coahuila tienen fabricas muy grandes de motores”, declaró.

Desde la implementación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Querétaro comenzó a forjar la vocación autopartista, dado que fue en esta entidad donde comenzaron a arribar los primeros fabricantes de piezas como las cajas de dirección, cajas de rines, entre otros.

“Querétaro se ha enfocado, desde hace 25 años que empezó el tratado de libre comercio, en convertirse en automotriz, las primeras fabricantes en TLCAN, cuando lo firmamos, llegaron primero a Querétaro, estoy hablando de TRW, para hacer las cajas de dirección, algunas cajas de rines, se instalaron en Querétaro, entonces cambió su vocación a ser de manufactura automotriz y de autopartes principalmente y ya están en tercer lugar, delante de ellos está Chihuahua y Coahuila”, señaló Albín Santos.

La manufactura automotriz de Querétaro es un producto con destino de exportación, primordialmente dirigido a Estados Unidos.

Radiografía

La industria automotriz del estado integra 316 compañías: 200 Tier 2, 104 Tier 1, siete fabricantes de equipo original, cuatro centros de diseño e investigación y un centro nacional de distribución, de acuerdo con el Clúster Automotriz.

Este sector emplea a casi 65,000 personas en Querétaro, número que se prevé que incremente a doble dígito, ya que tan sólo las firmas socias del clúster programan 7,000 nuevas contrataciones de julio del 2019 a junio del 2020.

Querétaro, cauteloso ante menor ritmo de crecimiento

Querétaro, Qro. Ante el menor ritmo de crecimiento que reportó la actividad económica de Querétaro en el segundo trimestre del año, la proyección estatal del Producto Interno Bruto se mantiene en cautela frente al escenario que vive la economía nacional e internacional.

Por tanto, el titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu), Marco Antonio Del Prete Tercero, declaró que será hasta conocer el avance que reporte la economía estatal en el tercer trimestre del año, cuando se determine si hay ajustes a la proyección anual que inicialmente ha sido planteada en un rango de 4 a 4.5 por ciento.

“Vamos a ser muy cautelosos, ver cómo viene evolucionando y el tercer trimestre para poder dirigir alguna modificación (...) Hay situaciones que no están bajo nuestro control; sin embargo, se sigue creciendo 1.2% en el primer semestre que reporta el Inegi, motiva a seguir trabajando y facilitando la instalación de otras inversiones”, declaró.

Durante el primer trimestre del año, la actividad económica de la entidad reportó un incremento de 1.5% a tasa anual desestacionalizada, mientras en el segundo trimestre el aumento fue de 0.7%, es decir, en la primera mitad del 2019 la economía estatal creció 1.1%, de acuerdo con el Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal del Inegi.

Para alcanzar una tasa de 4.0% al cierre de año, Querétaro tendría que presentar una variación de, mínimo, 6.9% en la segunda mitad del 2019, situación que no se da desde el 2015.

Las coyunturas por las que cursa la actividad económica nacional y mundial, refirió el titular de la Sedesu, impactan en el desarrollo del estado, en torno a un ambiente de incertidumbre generalizado.

Los retrasos en la ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) es uno de los factores que, señaló, han impactado en el ritmo de crecimiento económico.

“A pesar de que estamos haciendo lo que nos toca hacer, no estamos exentos a lo que pase, no sólo en el ámbito nacional, sino en el ámbito internacional, vemos que también hay turbulencias económicas en algunos países, incertidumbre con acuerdos importantes que favorecen la inversión y el desarrollo como es el T-MEC”, expuso.

Ante este panorama, ahondó, el gobierno estatal plantea mantener las estrategias para impulsar la economía local, por medio de la atracción de capitales, generación de empleo y el esquema de triple hélice que vincula a la academia con los sectores productivo y gubernamental.

A nivel local, durante este año las delegaciones de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación y de la Confederación Patronal de la República Mexicana han ajustado a la baja sus estimaciones de crecimiento económico del estado, entre 3 y 3.5 por ciento.