Querétaro, Qro. El mercado inmobiliario de oficinas muestra una contracción, derivado de condiciones de sobreoferta y de la desocupación de espacios que ha propiciado la pandemia de Covid-19, contexto al que se agrega una pausa en los desarrollos planeados para este año.

Al tercer trimestre de 2020, la ciudad de Querétaro reporta un inventario de 378,521 metros cuadrados, con una vacancia de 21.8%, indicador que muestra una tendencia al alza, expuso el director de Investigación de Mercado de la firma Solili -plataforma inmobiliaria- Pablo López.

Frente a la desocupación de espacios y la sobreoferta que persiste en la localidad, el mercado de Querétaro exhibió una disminución en los precios promedio de inmuebles corporativos.

“Actualmente el mercado reporta una sobreoferta. Hay incremento, si hacemos un comparativo de lo que se concentraba disponible en el mismo periodo de 2019 al cierre del tercer trimestre, hay una vacancia que superó en casi 35%, es decir, que ha estado incrementando la vacancia, lo que a su vez ha generado una disminución de los precios”, pronunció.

El precio promedio en renta mensual, por metro cuadrado, es de 13.40 dólares, cifra que se ha mermado en 7% en el último año.

Al finalizar el tercer trimestre, la entidad registra 11,413 metros cuadrados en construcción, en el mercado de oficinas,  con una contracción anual de 22% y de 6% en el comparativo con el trimestre previo, indicador impactado por la pandemia.

Los desarrollos inmobiliarios planeados para 2020, expuso, se han detenido debido a las condiciones de incertidumbre que persisten en el mercado.

“La construcción también ha disminuido, se le atribuye a que básicamente los desarrolladores están viendo niveles de sobreoferta, precios presionados a la baja por esta sobreoferta, niveles de construcción aún altos que rondan los 111,000 metros cuadrados actualmente en construcción. Han detenido las obras, algunos proyectos que teníamos considerado que iniciaran durante este 2020 los desarrolladores los han suspendido o están detenidos, esperando a ver qué sucede con la pandemia y cuáles son las estrategias que se van a retomar en los corporativos, vemos que la construcción ha bajado”, precisó.

En tanto, la demanda bruta de espacios de oficina -que fue de menos 2,500 metros cuadrados- también indica un descenso, casi 60% menor en comparación con el trimestre previo, precisó el especialista.

En esta caída -explicó- influye que la demanda de este mercado está conformada en una importante fracción, por inversionistas que adquieren inmuebles para ponerlos en renta, mismos que han detenido este tipo de operaciones, ante los efectos económicos que ha dejado la contingencia.

“Sucede que el mercado de Querétaro en su mayoría es de inversión, es decir, un inversionista puede comprar cuatro, seis, n número de pisos y después ponerlos en renta, pero ahora la parte de inversión está detenida, son muy pocos los que están apostando a la compra de nuevos espacio corporativos, porque no existe un panorama propicio para que eso suceda, vemos contracciones a la demanda de 60%”, precisó.

En demanda neta, refirió, la entidad también registró indicadores negativos, de menos 1,500 metros cuadrados, tendencia que se refleja en el resto de los mercados del país; en este descenso, impacta la alta desocupación de inmuebles.

“La desocupación puede ser la señal que marque este trimestre en oficinas, no solo en Querétaro sino en el resto de los mercados. Querétaro reporta cifras de menos 1,500, si lo comparamos con mercados similares como en Guadalajara, este mercado reportó casi 5,000 metros cuadrados negativos, pero comparado con Ciudad de México son casi 182,000 metros cuadrados de absorción neta negativa”, puntualizó.

Entre los seis principales mercados inmobiliarios de oficinas del país -estudiados por Solili- Querétaro reportó el mayor nivel de vacancia, de 21.8% en el tercer trimestre del año; en seguida el mercado de Puebla (20%),  Monterrey (19.5%),  Ciudad de México (18.3%),  Guadalajara (14.9%) y Tijuana (8.6 por ciento).

kg