Querétaro, Qro. La industria aeroespacial instalada en el país apuesta por consolidar una cadena de suministro nacional, que permita migrar de una ínfima participación a los niveles de integración con los que cuenta la industria automotriz.  

Dentro de la cadena de suministro sólo entre 5 y 6% de su composición es de origen nacional, por lo que uno de los objetivos es elevarlo a entre 50 y 60%, equiparable a los niveles de integración de la industria automotriz, expuso el presidente de la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial (Femia) Felipe Sandoval Ramírez.

Existen cerca de 20 áreas de suministro a las que podría incursionar la proveeduría nacional, entre ellas maquinados, fundición, plásticos, entre otras.

“Nuestra área de desarrollo de proveedores tiene un estudio detallado de eso, ahí está una gran área de oportunidad; tenemos 5,500 millones de dólares que podríamos rápidamente desarrollar en México si nos ponemos las pilas, si a los proveedores les damos asistencia, los ayudamos a transformarse para que puedan jugar en esta industria”, declaró.

Una vez identificadas las áreas de oportunidad, el desarrollo de talento es otra de las vertientes a trabajar, para sostener el crecimiento de la industria que actualmente ronda en 15% al año; para ello se coordinarán con las universidades claves del país.

El tercer paso es generar una coordinación técnica con la de Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) para contar con regulaciones que sean acordes con la industria mundial y facilitar el desarrollo de la industria mexicana.

Las evaluaciones

La federación desarrolló un plan de proveeduría nacional, cuyo antecedente da referencia de haber hecho evaluaciones a 460 proveedores en México en los últimos dos años con la finalidad de analizar las capacidades de 1,000 compañías.

Al partir de los análisis, se busca trabajar con los clústeres especializados de los estados y con los gobiernos locales, para apoyar la integración de las empresas a la cadena de valor.

“Nuestro objetivo es cuando menos llegar a 1,000 proveedores mexicanos y hacer una evaluación más detallada de su nivel de desarrollo que tiene en este momento y obviamente trabajar en conjunto con los clústeres de los estados y los gobiernos locales para acompañar a esas compañías a transformarse y que estén listos para incorporarse en la cadena de valor de la industria”, expuso.

Dentro del análisis hecho a las 460 compañías se han detectado diversidad de necesidades, desde apoyo técnico hasta management (administración).

El Femia estableció un acuerdo con el Tec de Monterrey   para colaborar en el desarrollo de las empresas en las que se detectaron deficiencias en la estructura de la compañía, en el costeo correcto, administración o que no se encuentran en la cadena de proveeduría correcta.

La industria automotriz podría ser un aliando, refirió el presidente de Femia, al añadir que se puede aprovechar la infraestructura que ha desarrollado dicha rama fabril.  Por lo que se observa potencial en recurrir a las fortalecer de la industria automotriz del Bajío para propiciar el desarrollo de la aeroespacial

“Obviamente una de las grandes fortalezas de la región Bajío es la industria automotriz y las capacidades técnicas que necesitamos en la aeroespacial, sin problema puede hacerlo para el aeroespacial, nada más que el negocio es muy diferente, aquellos son de alto volumen, pero los márgenes son mejores en la aeroespacial”, explicó.

El financiamiento

Para impulsar un proyecto de esta magnitud, el fondeo será un componente necesario para acompañar el desarrollo de las empresas aeroespaciales, por tanto, se prevé recurrir a instituciones de la banca tanto nacional como internacional.

México tiene el reto de ofrecer financiamientos competitivos, acordes con la oferta internacional, refirió el presidente de Femia, al ejemplificar que si en Estados Unidos se brindan préstamos con tasas de 2%, en México debería impulsarse mecanismos al mismo nivel, para generar condiciones de competitividad internacional.

“Ahí es donde entra el sector económico mundial y la banca internacional. México tiene que ofrecer financiamientos competitivos a nivel internacional (…) Tenemos que trabajar muy de la mano con el sector financiero y bancario, con la banca de desarrollo para asegurarnos que haya líneas de crédito que pueda sostener a la industria nacional con financiamientos competitivos a nivel global”, refirió el especialista.

En Querétaro radican 85 compañías e instituciones vinculadas a la industria aeroespacial que en suma emplean 12,000 personas en el estado, de acuerdo con información del Aeroclúster de Querétaro.

El clúster es uno de los organismos a nivel estatal que también ha delineado entre sus objetivos prioritarios el desarrollar las capacidades de proveeduría de las pequeñas y medianas empresas con la finalidad de facilitar su incorporación a la cadena de valor. 

[email protected]