Cancún, Qroo. Las últimas 750 habitaciones de un total de 4,000 que Grupo Globalia operaba en Cancún y la Riviera Maya fueron devueltas el pasado 1 de mayo a Grupo Oasis, al cumplirse un año del acuerdo que pone fin a la relación comercial entre ambas cadenas españolas.

Lo anterior, tras un conflicto de dos años que durante ese mismo lapso impidió comercializar 15% de la oferta hotelera de Cancún en Estados Unidos y Canadá.

Pedro Pueyo, directivo de Grupo Oasis, dice que los inmuebles nunca dejaron de pertenecerles, simplemente fueron rentados a otra cadena con la que hubo diferendos comerciales que finalmente fueron saldados.

Los hoteles se mantendrán operando sin cambios durante la entrega sin afectar a los huéspedes , asegura.

Entrevistado por El Economista, garantiza también que la plantilla laboral será respetada en su mayoría, pues fue un compromiso adquirido con las autoridades quintanarroenses.

LA HISTORIA

El acuerdo comercial entre ambas firmas data del 2007, en que Globalia y Oasis conformaron un inventario hotelero de 12,000 habitaciones con presencia en el Caribe mexicano, Santo Domingo, Cuba, Aruba, España, Túnez y Marruecos, sumando un total de 36 centros de hospedaje.

Con este pacto, Globalia alquiló a precios muy competitivos la infraestructura hotelera de Grupo Oasis, mientras que este último obtuvo el potencial de comercialización de las agencias de viajes, la red de operadores y el acceso a la conectividad de la línea aérea Air Europa, todo propiedad de Globalia.

En el 2009, la emergencia sanitaria por el virus AH1N1 obligó a Globalia a cerrar por varias semanas ocho de sus hoteles en el Caribe mexicano y solicitó a Grupo Oasis un ajuste a la baja en los costos del alquiler de los inmuebles, lo cual significó el primer diferendo entre ambas firmas y el inicio de un largo litigio.

Las acciones legales llegaron a significar para Globalia no poder comercializar los hoteles en Estados Unidos y Canadá, al ser acusado por Oasis de incumplimiento de contrato y por haber cambiado el nombre de los centros de hospedaje.

Las tarifas hoteleras de los 10 hoteles que estaban en conflicto llegaron a desplomarse hasta los 850 pesos por noche durante gran parte del 2010, mientras que otros centros de hospedaje del mismo lujo y confort, como los del Grupo Meliá, se vendían hasta en 4,167 pesos la noche.

Abelardo Vara, expresidente de la Asociación de Hoteles de Cancún, llegó a declarar en el 2010 a la prensa que el impacto en la cotización tarifaria de los destinos del Caribe mexicano era incalculable.

ACUERDO FINAL

En febrero del 2011, el gobierno de Quintana Roo anunció un acuerdo entre ambas cadenas.

El acuerdo establece que Globalia, del español Juan José Hidalgo, continuaría operando hasta el 30 de abril del 2012 tres hoteles: Be Live Grand Riviera Maya, Viva Beach y Grand Viva, en Cancún, que en conjunto suman 750 cuartos.

Por otra parte, la cadena Oasis, del empresario Pedro Pueyo, retomaría inmediatamente la operación de los siete hoteles restantes bajo las marcas Sens, Oasis y Grand Oasis, que en conjunto suman 3,250 cuartos hoteleros en el destino.

EN NÚMEROS

ACUERDO TRAZADO

  • 12,000 habitaciones era el inventario del acuerdo comercial entre ambas cadenas.
  • 3 hoteles, que involucraban 750 cuartos, operaría Globalia hasta el 30 de abril del 2012 en Cancún.
  • 7 hoteles operaría Grupo Oasis, que en conjunto suman 3,250 habitaciones.

[email protected]