Las constructoras mexicanas que integraron el consorcio de empresas liderado por China Railway Construction Corporation (CRCC), como Constructora y Edificadora GIA+A, Constructora Teya y Promotora y Desarrolladora Mexicana podrán participar en el nuevo proceso de licitación para la construcción del Tren de Alta Velocidad (TAV) México-Querétaro, afirmó Julián Olivas Ugalde, encargado del despacho de la Secretaría de la Función Pública (SFP).

Al día de hoy no hay ninguna sanción en contra de las empresas que participaron en la primera licitación. Las bases deberán establecer los requisitos técnicos y de experiencia para que puedan participar; quien acredite esos supuestos tendrá la opción de estar presente en esas licitaciones , sostuvo Olivas Ugalde.

El encargo del despacho descartó que dichas empresas se encuentren inhabilitadas por alguna conducta fuera de la ley.

Previamente, el secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, dijo que las constructoras, pese a poder participar en el proceso, han manifestado que no tienen intención de hacerlo.

Al nuevo procedimiento, agregó Yuriria Mascott, subsecretaria de Transporte, fueron invitadas a participar todas las armadoras de trenes de alta velocidad por la Dirección General de Transporte Ferroviario y Multimodal a fines del 2014, y la respuesta para hacerlo dijo fue positiva, incluyendo a la china CRCC.

Este proyecto, según el Presupuesto de Egresos de la Federación 2015, tiene un valor estimado de 45,061.5 millones de pesos.

De acuerdo con la SCT, las prebases serán publicadas mañana y se prevé un plazo de 180 días para emitir el fallo, a partir de ese día.

Observador

Respecto de la participación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos a dar seguimiento del proceso de licitación del TAV, con la finalidad de garantizar la transparencia del mismo y emitir sus recomendaciones, Olivas Ugalde dijo que la normativa mexicana dará el sustento de incluir o no los comentarios que emita.

Al final del día lo que prevalece es la normativa del Estado mexicano y podemos incorporar otras prácticas siempre y cuando estén acordes a la legislación nacional , concluyó.