El área de Promoción Internacional y Nacional de la Autoridad Federal para el Desarrollo de las Zonas Económicas Especiales reportó que a la fecha existen casi 90 empresas con cartas de intención para invertir en las siete zonas decretadas en el país.

El director general de esa área, Juan Carlos Cardona, expuso que la meta es que al término del año exista en cada una de las Zonas Económicas Especiales (ZEE) un administrador privado.

Comentó que a partir de dicho momento correrá el tiempo para las empresas en términos de cuánto tardan en planear su infraestructura, construir sus plantas y arrancar sus inversiones, pues se espera haya parques listos con secciones preparadas al iniciar el 2019.

En el caso de la ZEE de Tabasco, localizada en el municipio de Paraíso, señaló que se terminan los detalles en los convenios de coordinación que establecerán el funcionamiento de beneficios fiscales locales y tratamientos de Ventanilla Única acordada con el gobierno del estado, “que es lo último que se necesita para comenzar ya a anunciar las primeras solicitudes de permisos y autorizaciones para la zona”, añadió.

Estos convenios, abundó, contienen la información para las firmas de cómo empezar y cuáles son las condiciones exactas para invertir en Tabasco.

Sobre las potenciales inversiones, dijo, hay capital de todo tipo, tanto participación mexicana como de empresarios locales en todas las ZEE.

Añadió que en Tabasco se vislumbra que se instale una empresa ancla, probablemente de agroindustria.

Acerca de la posibilidad de establecer la refinería proyectada por el próximo gobierno federal para Dos Bocas, en Paraíso, dentro del polígono de la ZEE, expuso que puede ser posible, aunque con la legislación actual los beneficios no aplicarían.

“Una de las condiciones establecidas en los decretos presidenciales es que no califican a recibir beneficios especiales, específicamente la refinación de petróleo, pero eso no elimina que se instale lo que sea que se determine en meses por venir. Puede estar dentro o fuera (del polígono de la ZEE), no hay ningún problema”, acotó.

Juan Carlos Cardona agregó que nada limita a la próxima administración de modificar los polígonos o ampliar los beneficios para mejorar las ZEE.

Incluso, expuso que los polígonos pueden ser modificados con nuevos decretos presidenciales con aprobaciones previas de dictámenes técnicos y de comisión intersecretarial.

Primera etapa

La primera etapa del proyecto de Zonas Económicas Especiales, para impulsar el desarrollo económico de los estados del sur-sureste, finalizó con las declaratorias de Puerto Chiapas, Coatzacoalcos, Lázaro Cárdenas-La Unión, Salina Cruz, Progreso, Tabasco y Campeche.

Las primeras cinco zonas tienen un potencial de inversión de 6,993 millones de dólares, con una generación de 22,822 empleos; para Tabasco y Campeche, la primera inversión oscila entre 80 y 136 millones, aunque el potencial que se muestra en los dictámenes asciende a 1,500 y 3,670 millones, respectivamente. (Con información de Notimex)

estados@eleconomista.mx