Tras dos años del comienzo de la pandemia por Covid-19, millones de niñas y niños en México han vuelto a clases presenciales; sin embargo, este regreso puede representar un impacto psicológico en el día a día de los estudiantes, así lo señaló Genoveva Rodríguez Cantón, directora de operaciones de Terapi.

Y es que desde el pasado 21 de febrero, en la mayoría de las entidades de la República, el modelo educativo migró de las clases virtuales a un modelo presencial e híbrido. 

Lo anterior –de acuerdo con la directora de la compañía de asesoría psicológica online– puede implicar en muchos casos, un quiebre en la continuidad de las rutinas que solían tener los estudiantes, lo cual a su vez causa malestar y desgaste psicológico en los niños.

“(La escuela) además de ser un espacio seguro de una rutina más sana que permita la organización de la vida cotidiana, contribuye a ser un lugar que disminuye el tiempo de exposición a las pantallas, regula los hábitos de sueño y ofrece una sensación de estabilidad”, explicó. 

Sin embargo, con las medidas de confinamiento, los casos de depresión, estrés y ansiedad aumentaron hasta 25 por ciento tan sólo durante el primer año, según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ante ello, Rodríguez Cantón mencionó que sin importar la edad, los niños también son propensos a manifestar sintomatología relacionada a los trastornos adaptativos, debido a que a causa de la pandemia han estado mucho más expuestos a estrés del que normalmente se esperaría.

Si bien la sintomatología no es completamente igual a como lo manifiestan los adultos, la especialista de la salud recomendó estar al pendiente de síntomas como: sensación de tristeza o desesperanza constante, llanto frecuente, manifestación de ansiedad o nerviosismo, insomnio, falta de apetito, dificultad para concentrarse, tener dificultades para desenvolverse en actividades diarias, alejamiento de fuentes de apoyo social, evitar asuntos importantes, como querer atender la escuela.

“Los síntomas de los trastornos adaptativos aparecen dentro de los tres meses posteriores a un suceso estresante y no duran más de seis meses después de su finalización. Sin embargo, los trastornos adaptativos persistentes o crónicos pueden continuar durante más de seis meses, en especial, si lo que produce estrés continúa”, explicó. 

Recomendación

Para contrarrestar estas manifestaciones psicológicas en los infantes, la directora de Terapi México sugirió el uso de técnicas de la “Terapia Conversacional” y así contribuir a generar empatía. 

Estas son algunas ideas que describen formas de proceder que siguen la lógica de esta variante: 

● Espejeo corporal: se trata de seguir de manera sincronizada la respiración y postura corporal que tiene el paciente en la sesión a manera de un espejo viviente frente a él. 

● Repetir las últimas palabras: Puede ser suficiente mencionar, por ejemplo, las últimas palabras que se escuchen del paciente: “y acabas de ingresar a primero de primaria y recién acaban de separarse tus papas” “mmm… se han incrementado las peleas con tus amigos en la escuela” Esto ayuda a marcar los turnos de conversación, a la par que se comparte al paciente que se le está entendiendo. 

● Parafrasear: Se trata de mencionar lo que vamos entendiendo, por ejemplo: “Si te entiendo bien, tú estás aquí porque…” “Corrígeme si me equivoco, lo que te gustaría cambiar en tu casa es…”.

● Reflejos: Se trata de comentarios empáticos acerca de lo que vamos entendiendo con respecto a los sentimientos que el paciente experimentó en alguna situación. Ejemplos son: “Me imagino que ha de haber sido una etapa difícil para ti”. “No me extrañaría que te hubieras enojado” “Debió de ser complicado” “Puedo pensar que fue un momento triste”.

Branded Content

Branded Content es la unidad de contenido comercial de El Economista que da valor a las marcas con contenido que vale la pena leer.