México está viviendo un fenómeno de reconcentración del mercado de telefonía móvil medido en ingresos, pues Telcel concentró 72.8% de las ventas durante el segundo trimestre del año, participación muy similar a la de 73% que tenía en el primer cuarto del 2014, cuando el Estado mexicano declaró a la empresa agente económico preponderante y anunció una regulación asimétrica.

En el último año la empresa ganó 0.9 puntos de participación del mercado y del 2017 a la fecha su ganancia ha sido de 4.2 puntos, de acuerdo con cifras presentadas ayer por The Competitive Intelligence Unit (The CIU).

Este avance se da a pesar de que la empresa ha perdido, de hecho, líneas móviles, pues al segundo trimestre del 2020 acapara 61.6% de las conexiones, lo que significa 0.4 puntos menos que hace un año y 1.4 puntos menos respecto del mismo período del 2018.

“Telcel está privilegiando muchos los servicios de pospago y de alto volumen de consumo”, explicó Ernesto Piedras, director de The CIU, ayer, durante la presentación del reporte Sector Telecom al 2T-2021, Impacto y evolución en el curso de la pandemia: macroeconomía, ingresos y equipamiento.

La semana pasada, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) determinó que América Móvil recupere libertad tarifaria –a partir de ayer– en 52 municipios del país, lo que significa que podrá establecer libremente sus tarifas por los accesos a su bucle local que le contraten terceras empresas.

El IFT argumentó que la empresa había dejado de ser preponderante en esas regiones, pero de acuerdo con un análisis de The CIU, si el IFT midiera el nivel de preponderancia agregada, solo en nueve el preponderante alcanza una participación de mercado menor a 50 por ciento.

octavio.amador@eleconomista.mx