El titular de la Secretaría del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, y el presidente del sector patronal del país, Gustavo de Hoyos, afirmaron que existe el compromiso y las condiciones macroeconómicas para lograr un salario mínimo de 92.07 pesos antes de que finalice este año.

Al reunirse en privado con la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), el secretario del Trabajo dijo que se encuentra inmerso en un proceso de negociaciones con los diferentes sectores (el obrero y los empresarios). Tengo que buscar el consenso, pero habrá que terminar de perfilar los consensos .

Navarrete Prida comentó que los patrones del país son el único sector empresarial que maneja la intención de elevar el salario, tan es así que han mostrado estudios sólidos sobre el tema. En los próximos días, buscaré al resto de los organismos empresariales y reunirme con el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) , mencionó.

Ya sólo es cuestión de que en poco tiempo inicien formalmente las discusiones sobre el salario mínimo, ya que es tiempo de sentarnos . En entrevista, el funcionario precisó que ya tuvo reuniones con la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y con la CROC, mientras que el gabinete económico, fundamentalmente el Banco de México y la Secretaría de Hacienda, tendrá que expresar su opinión, pero yo escuché al secretario de Hacienda decir que es el momento de analizarlo .

La idea es que el salario mínimo llegue a 92.71 pesos diarios, cantidad mínima requerida para alcanzar la línea de bienestar avalada por el Coneval. Sin embargo, admitió que no hay fechas fatales , pero sí la intención de llegar a un acuerdo de unidad entre trabajadores, empresarios y gobierno.

El presidente de la Coparmex coincidió en que hay disposición de todos los sectores para lograr esta meta, porque en una economía de mercado quienes tengan un empleo formal deben tener condiciones de vida dignas. El empresario descartó que el incremento de 4.2% que se dio al salario básico en diciembre pasado, para ubicarse en 73.04 pesos diarios, tenga algún impacto en la inflación alta que mantiene la economía mexicana.

El origen de la inflación se debe al aumento en el precio de las gasolinas registrado desde enero de este año, además de la volatilidad en el tipo de cambio, pero no se ha visto afectada por los salarios.

No puede pasar del 31 de diciembre de este año sin que el salario mínimo general se ubique en la línea del bienestar, eso es un imperativo que tenemos que alcanzar y habrá que discutir cuándo empezamos, si es solamente un incremento, si son varios, la temporalidad, pero me parece que, como país, bajo ninguna circunstancia debemos permitirnos que concluya este año sin que esa meta se alcance , refirió Gustavo de Hoyos.

[email protected]