En los últimos seis años, la oferta en el portafolio de bebidas bajas o sin calorías de las refresqueras en México registró un importante incremento, al pasar de 37% a 50 por ciento.

De acuerdo con la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (ANPRAC), se desarrollaron esfuerzos de reformulación en todas sus marcas, que se tradujo en la reducción de 7.0% del contenido calórico.

“Como resultado de dichos esfuerzos, existe un crecimiento en la oferta de productos bajos o sin calorías. En seis años pasamos de tener 37%  de estos productos a 50% de nuestro portafolio sin calorías o bajos en calorías”, señaló el director general de la ANPRAC, Jorge Terrazas.

Por más de diez  años, refirió, la industria refresquera mexicana ha trabajado en productos que concuerden con los diferentes estilos de vida de los consumidores.

“Ante todo tenemos el compromiso de ser parte de la solución ante la situación de obesidad, por lo que hoy uno de cada dos productos que se encuentran en el anaquel son bajos o sin calorías”, afirmó.

Resaltó que sus procesos de producción, así como los ingredientes de sus productos, están regidos por las regulaciones más estrictas tanto del país como a nivel internacional, por lo que continuarán innovando para ofrecer opciones y productos que se adapten al estilo de vida de los consumidores.

Datos de Euromonitor revelan que, de los litros de refresco comercializados en el 2016 en el país, sólo 7.6% fue del segmento sin o bajo en calorías.

De acuerdo con la consultora, la industria light de alimentos y bebidas en México está subdesarrollada en comparación de otros países, dado que en Chile representa 17.3%, en Argentina 22.6%, Estados Unidos 26.9% y Reino Unido con 31.1 por ciento.