La Secretaría de Economía (SE) redujo los aranceles a la importación de aceites vegetales, argumentando que la producción nacional de semillas oleaginosas no creció conforme a las previsiones gubernamentales.

En un decreto publicado ayer en el Diario Oficial de la Federación, el gobierno federal fijó aranceles de 5 y 3%, exentos a aceites de soya, palma, girasol, cártamo, coco y almendra de palma, los cuales se ubicaban en un rango de entre 5 y 10 por ciento.

La producción nacional de semillas oleaginosas no ha mostrado un crecimiento suficiente conforme a las expectativas esperadas para cubrir la demanda nacional , arguyó la Secretaría de Economía en el decreto.

De tal forma que nuestro país, ante el déficit en la producción de dichas semillas, actualmente depende tanto de las importaciones de éstas como de aceites oleaginosos, cuyos aranceles propician un mayor precio interno, en deterioro del bienestar del consumidor y de la competitividad de las empresas nacionales , agregó.

También redujo de 15% a un rango de entre 5 y 10% los impuestos a la importación de coches, sillas y vehículos similares para el transporte de niños, así como sus partes.

En sentido opuesto, Brasil anunció ayer el aumento de aranceles a la importación de 100 productos, en una acción que el gobierno justificó para estimular a la industria brasileña frente a la creciente competencia externa.

La medida entrará en vigor alrededor del 25 de septiembre después de ser sometida a consulta con los restantes socios del Mercosur (Venezuela, Argentina, Uruguay y –suspendido- Paraguay).

La lista de 100 productos incluye bienes agrícolas como papas, así como productos industriales como láminas de aluminio, neumáticos, plásticos y diversos tipos de piezas metálicas.

[email protected]