La Comisión Nacional de Inversiones Extranjeras (CNIE) recomendó incrementar de 25 a 49% el tope de capital foráneo en las aerolíneas que operan vuelos domésticos.

El sector aeronáutico demanda mucho capital, se basa en comprar aviones y en rentar aviones, entonces, el tener acceso a capital extranjero en mejores condiciones lo fortalece , dijo José Antonio Torre, subsecretario de Competitividad y Normatividad de la Secretaría de Economía.

La propuesta forma parte de una serie de estudios que realiza la CNIE con el objetivo de buscar redefinir en qué actividades productivas de México se pueden reducir o eliminar las restricciones a la Inversión Extranjera Directa (IED), cambios que requieren la aprobación del Congreso de la Unión.

Mientras en los vuelos internacionales arrecia la competencia, la apertura del debate sobre reducir las restricciones en el transporte aéreo nacional coincide con un desgastante proceso de la venta de los activos originales de Mexicana de Aviación, la segunda mayor aerolínea del país.

En febrero, el grupo de inversionistas Med Atlántica anunció su interés de comprar esos activos e inyectar 300 millones de dólares para solventar deudas. Su representante, el empresario español Christian Cadenas, aseguró que la firma adquiriente tiene 85% por capital mexicano.

La CNIE está integrada por los secretarios de Gobernación; de Relaciones Exteriores; de Hacienda; de Desarrollo Social; de Medio Ambiente; de Energía; de Economía; de Comunicaciones y Transportes; de Trabajo, y de Turismo.

Torre detalló que la propuesta de reforma será presentada a Dionisio Pérez Jácome, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), con la idea de incluirse en un capítulo sobre topes a la inversión extranjera en la nueva política aeronáutica que se espera presentar en el primer semestre.

Varios de los sectores que se analizan para reducir los límites a la IED, en forma total o parcial, están regulados por la SCT, como los de telecomunicaciones, radiodifusión y transporte (aerolíneas, cabotaje marítimo, puertos, navegación y autotransporte federal).

En el caso del transporte aéreo nacional, la CNIE evaluó restricciones en otros países y concluyó que el tope de 49% permite tener control nacional sobre un sector considerado estratégico.

Grupo Aeroméxico, que controla a la mayor aerolínea del país, tiene como principal accionista al banco estadounidense Citigroup y a la estadounidense Delta Airlines, que adquirió en agosto pasado 3.6% de las acciones por 65 millones de dólares.

rmorales@eleconomista.com.mx