Petrobras recibió este jueves 1,034 millones de reales (274 millones de dólares) como devolución de sumas desviadas en el mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil, informó la petrolera controlada por el Estado.

La suma corresponde a dinero restituido por personas físicas o jurídicas en el marco de acuerdos de colaboración con la Fiscalía General y con los investigadores a cargo de la Operación Lava Jato (lavadero de autos) en Curitiba (sur), precisó la empresa en un comunicado.

Con esta restitución, la mayor en un solo periodo desde el inicio de esa operación en el 2014, el dinero recuperado por la empresa ya suma 2,500 millones de reales.

Lava Jato reveló una gigantesca trama de sobornos pagados por grandes constructoras a políticos para obtener contratos en Petrobras. Sus desdoblamientos pusieron en la mira de la justicia o llevaron a la cárcel a empresarios de primer plano y a dirigentes de prácticamente todos los partidos.

LAVADO DE AUTOS

La investigación Lava Jato es la operación más grande contra la corrupción en Brasil. En ese país, políticos, funcionarios y empresarios están acusados de haber participado en una red fraudulenta, entre ellas se encuentra Petrobras, y la constructora más grande de América Latina, Odebrecht.

Lava Jato surgió a partir de que la policía brasileña descubrió los primeros indicios de lavado de dinero en lugares que, aparentemente, limpiaban automóviles. Este mismo esquema de corrupción se dispersó a 10 países de América Latina y dos de África.

Las autoridades brasileñas han sentenciado decenas de políticos y empresarios contratistas del gobierno brasileño. Los detenidos fueron acusados de participar en el lavado de más de 3,167 millones de dólares que, en gran medida, surgen de desvíos de dinero público.

En documentos publicados en diciembre del 2016 por el Departamento de Justicia de EU, funcionarios de Odebrecht admitieron haber pagado más de 439 millones de dólares en sobornos a gobiernos de 12 países.