Petróleos Mexicanos aseguró que las seis refinerías del sistema nacional y las más de 80 terminales de almacenamiento y despacho están surtiendo diariamente 800,000 barriles de gasolina, que equivale a 108% de la demanda nacional en noviembre, para asegurar el cumplimiento de la distribución en el país.

En un comunicado, detalló que avanza en la normalización del abasto de gasolina, ya que “la nueva estrategia del gobierno de México para acabar con el llamado huachicoleo es efectiva, y no daremos marcha atrás contra el robo de combustible, ilícito que daña la economía nacional y el bolsillo de los mexicanos”.

Tal como refirió el presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia de prensa matutina, la estatal aseguró que seguirá implementando las medidas necesarias para acabar con este flagelo al reforzar la vigilancia y cuidado de sus instalaciones, así como en los 1,600 kilómetros de los seis ductos principales del país.

En tanto, continuará ejecutando el plan alternativo de distribución por pipas hasta que se regularice el suministro. Esto implica movimiento de productos por carretera e importaciones vía ferroviaria, según empresarios del sector.

De nueva cuenta, la petrolera mexicana exhortó a las comunidades por donde pasan los ductos a que colaboren con su denuncia y que no sean cómplices de estas actividades ilícitas.

Finalmente, la empresa reconoció el apoyo que han brindado los ciudadanos al plan de seguridad para combatir el robo de combustible, así como a sus trabajadores que han realizado labores de carácter excepcional ante las necesidades de modificar los esquemas de abasto por ducto en algunas regiones del país.

[email protected]