México se comprometió a lograr una “cobertura mínima” de las entidades públicas para los estados que ofrecen acceso a los licitantes de la Unión Europea (UE), como parte del acuerdo en principio sobre la modernización del Tratado de Libre Comercio entre ambos (TLCUEM) alcanzado el sábado pasado.

Ésta es la primera vez que México abre las compras públicas a nivel estatal en un acuerdo comercial.

México se comprometió a entablar negociaciones con los estados mexicanos para ofrecer acceso a los licitantes de la Unión Europea a la contratación de algunas de esas entidades de la República Mexicana mediante la firma del acuerdo.

Adicionalmente, México abrirá más oportunidades nuevas de contratación pública para las empresas de la Unión Europea que para cualquiera de sus otros socios comerciales.

Las empresas de este bloque comunitario podrán presentar ofertas para proporcionar bienes y servicios a entidades públicas mexicanas que nunca se habían abierto antes de su adquisición. Por ejemplo, las empresas de la Unión Europea podrán ofertar por productos y servicios comprados por el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

México reconfirmó la cobertura a algunos compradores de adquisiciones públicas como el Instituto Mexicano del Seguro Social, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado y las dos entidades energéticas más grandes: la Comisión Federal de Electricidad y Pemex (Petróleos Mexicanos).

Por su parte, la Unión Europea ofreció acceso recíproco para los proveedores mexicanos al mercado europeo de compras, incluido el mercado de servicios públicos.

México ofreció acceso no discriminatorio a las empresas del bloque europeo a los contratos de Asociación Público-Privada a cambio del acceso a las concesiones de obras de la UE. El acuerdo también garantiza que los contratos de contratación pública se liciten con arreglo a normas no discriminatorias y transparencia.

México aceptó garantizar un alto nivel de previsibilidad y transparencia de sus procesos de contratación pública cubiertos por el acuerdo mediante la introducción de disciplinas de nueva generación equivalentes a las acordadas internacionalmente en el Acuerdo sobre Contratación Pública de la Organización Mundial de Comercio. Éstos incluyen altos estándares para los remedios disponibles para las compañías licitantes si creen que han sido tratados injustamente.

En esa misma vertiente, México acordó hacer que el proceso de licitación sea más transparente al publicar todas sus licitaciones públicas en un solo sitio web de compras. Esto hará que la información sobre las oportunidades en el mercado mexicano sea más accesible para las empresas europeas, creando así nuevas oportunidades para las empresas europeas, incluidas las pequeñas y medianas empresas.

Un nuevo elemento del acuerdo es la posibilidad de tener en cuenta las consideraciones ambientales y sociales a lo largo del procedimiento de contratación, siempre que no sean discriminatorias y estén vinculadas al objeto del contrato.

En México, las compras públicas representaron 5.2% del Producto Interno Bruto en el 2015 y 21.1% del gasto total del gobierno durante el mismo año.

El mercado mexicano de compras del gobierno federal vale unos 20,000 millones de euros cada año; sin embargo, este valor no incluye a Pemex, que es por mucho el mayor comprador de México.