Tenedora K, propietaria de 95% de las acciones de Mexicana de Aviación, informó ayer por la tarde que fue imposible concluir satisfactoriamente el proceso de venta a Med Atlántica y que continuarán en busca de un inversionista con solvencia moral y económica que lleve a cabo la reestructura de la empresa.

El anuncio se dio casi dos horas después de que el juez Consuelo se reuniera con el representante de Tenedora K, Jorge Gastelum. Ambos aseguraron antes que se lograron los acuerdos para firmar el contrato de compra-venta.

La transacción fue estimada en 1,000 pesos por las acciones, más los gastos devengados en el proceso, estimados en 10 millones de dólares.

Med Atlántica, también en un comunicado, se mostró sorprendido por lo dicho por Tenedora K, porque en las negociaciones sólo faltaba convenir tres puntos.

El tema que posiblemente ha sido más discutido en las últimas semanas es el monto económico y la forma de pago de las acciones, ya que éste se ha venido incrementando agresivamente cada semana mientras se negociaban los otros puntos... .

Med Atlántica, encabezada por Cristian Cadenas, precisó que sus representantes han participado en todas las reuniones, junto con Felipe Consuelo Soto, incluso a él le entregaron un cheque certificado por el monto convenido desde hace tres semanas, pero las cantidades se han modificado por las crecientes exigencias de la propietaria de Mexicana.

Hasta el cierre de la edición, el Juez solamente mencionó, a través de una cuenta de Twitter, que no podía considerar oficial el comunicado de Tenedora K porque no se le había notificado directamente, aunque sí difundió él mismo la información de Med Atlántica.

Hasta el cierre de esta edición, El Economista buscó la opinión tanto del Juez como de los líderes sindicales, a lo que Miguel Ángel Yúdico del sindicato de los trabajadores de tierra de la línea aérea aseguró que en reunión con el conciliador, Gerardo Badín, Med Atlántica afirmó que sigue en el proceso, siendo el único que respondió.

¿SEGUNDO TROPEZÓN?

El 1 de marzo del 2011, Tenedora K dio a conocer que a pesar de los avances que se había logrado no pudo transmitir las acciones a PC Capital, grupo inversionista que tenía el aval de todos las partes.

Jorge Gastelum había advertido en los últimos días que si Med Atlántica no cerraban la operación, pedirían terminar el trato.

Incluso, este jueves, al salir de la oficina del Juez, dijo: Nosotros consideramos que esto ya es una pasada. Hemos hecho todos los esfuerzos, puesto la disposición y cedido en lo que se puede ceder .

Desde su perspectiva, más que el monto a pagar, lo importante es el compromiso para reestructurar la empresa para que vuelva a volar.

Se reúnen con juez PC Capital, ¿el regreso?

Ojalá usted sí cumpla, don Rubén , le dijo ayer Jorge Gastelum, representante de Tenedora K, al empresario Rubén Vila. Y le dio la mano. El encuentro se dio afuera de la oficina del juez Consuelo Soto. Aún no se hablaba de la ruptura con Med Atlántica.

Vila es uno de los inversionistas convocados el año pasado por Arturo Barahona, en PC Capital, para comprar Mexicana de Aviación. En su momento no demostraron tener los recursos económicos. Esta semana acudió un par de veces para charlar con el Juez.

Nosotros respetamos mucho de lo que se hace. Estamos esperando lo que ocurra , dijo en breve entrevista. Y explicó que mantienen su interés por la empresa luego de 19 meses e incluso podrían hacer alguna sinergia con Med Atlántica . El hombre de negocios, vinculado al acero, precisó que su proyecto es el mismo que presentó con anterioridad.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx