La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), que es el único organismo facultado constitucionalmente para rescindir contratos petroleros derivados de la reforma energética, aseguró que recibe con beneplácito la propuesta del virtual ganador de la contienda presidencial, Andrés Manuel López Obrador, de iniciar un proceso de revisión de estas adjudicaciones y recurrir a las instituciones en caso de encontrar alguna irregularidad.

“La CNH ha establecido la transparencia y la rendición de cuentas como base de su actuación en el marco del pleno cumplimiento a su mandato legal”, refirió el regulador, “la CNH también celebra que el virtual presidente electo haya dicho que habrá estricta observancia de la ley en el proceso de revisión de los contratos adjudicados”.

“En la CNH tenemos orgullo y satisfacción de conducirnos con máxima transparencia. Es nuestra prioridad rendir cuentas a todos los mexicanos, por lo que reiteramos la disposición total al proceso anunciado, con la confianza en el trabajo realizado por la CNH en beneficio de México y en apego estricto al marco legal que nos rige”, aseguró el regulador en un comunicado.

Cabe recordar que, junto con la Comisión Reguladora de Energía, la CNH es el único regulador en el mundo establecido desde la Constitución del país y su órgano de gobierno tiene carácter transexenal y es elegido con la aprobación de dos terceras partes del Congreso. Por tanto, tiene autonomía con el Ejecutivo federal.

El presidente de la CNH, Juan Carlos Zepeda, ha explicado que además que la rescisión administrativa de los contratos “que sólo puede ejecutar la CNH” tiene cláusulas muy específicas, que se encuentran en el artículo 20 de la Ley de Hidrocarburos.

Éstas son el incumplimiento no justificado de compromisos de inversión, planes de trabajo, cesión no autorizada de los contratos, accidentes graves con dolo, daños irremediables en instalaciones o pérdidas en la producción, falsificación de informes, impago de compromisos al Estado u omisión de órdenes judiciales ya sentenciadas por parte de los contratistas.

Por lo pronto, todavía quedan pendientes dos licitaciones petroleras más antes de que concluya el 2018: la segunda convocatoria de la Ronda 3 para la adjudicación de contratos de licencia para la exploración y extracción de Hidrocarburos en yacimientos convencionales terrestres, de 37 áreas, y de la tercera convocatoria de la Ronda 3 para no convencionales con nueve áreas contractuales de shale.

La presentación y apertura de propuestas de los dos procesos licitatorios se llevarán a cabo juntas el próximo 27 de septiembre.

Tras la firma de los contratos de la Ronda 3.1 se alcanzaron 107 contratos petroleros y en cuatro años de implementación de la apertura legal se concluyeron nueve licitaciones. Con estos resultados en México operan ya 73 empresas internacionales de 20 países, luego de que durante más de 75 años operó únicamente la empresa nacional, Petróleos Mexicanos (Pemex).

En caso de que exista éxito comercial en todos los bloques adjudicados hasta ahora las inversiones a lo largo de hasta 50 años de duración de los contratos pueden ascender a 160,000 millones de dólares, que a su vez generan un derrame potencial de 90,000 empleos en este escenario.

En tanto, el porcentaje de la utilidad promedio para el Estado en las licitaciones que se han llevado a cabo desde el 2015 hasta la fecha asciende a 74% en promedio.

kgarcia@eleconomista.com.mx