El aumento de la tensión comercial que está imprimiendo Estados Unidos a su relación con México tendrá impacto en la débil actividad económica y alimentará la volatilidad cambiaria generando un entorno de riesgo para la inflación, advierte la calificadora Fitch.

El crecimiento reciente del PIB mexicano ha sido liderado por sectores estrechamente vinculados al sector manufacturero de Estados Unidos, particularmente las manufacturas del sector automotriz, destaca.

En un comentario especial, advierte que esta presión que ha impuesto el gobierno de Estados Unidos, a partir de la imposición de tarifas a los productos mexicanos, “retrasará la aprobación del acuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Canadá (T-MEC), lo que sin duda tendrá consecuencias en las decisiones de inversión.

Detallan que esta tensión comercial seguirá incrementando la volatilidad del tipo de cambio con posibles efectos de transferencia en la inflación, lo que a su vez reducirá la posibilidad de que el Banco de México recorte su tasa de interés en lo que resta del año.

La agencia no hizo comentarios sobre la implicación en la nota soberana que actualmente se encuentra en “BBB+” con perspectiva negativa. Esto significa que la calidad crediticia del soberano está tres escalones arriba del grado de inversión, con una de tres probabilidades de un recorte.

Pero en múltiples notas ha precisado que la debilidad de crecimiento es una clara desventaja comparativa con emisores soberanos que tienen la misma nota que México.

[email protected]