Además de que importó 75% del consumo nacional de gasolinas, Petróleos Mexicanos (Pemex) produjo menos crudo durante el mes de enero, un promedio diario de 1.623 millones de barriles diarios, su nivel más bajo para un mes desde hace más de 30 años, con una caída anual de 16% en comparación con el mismo mes del 2018, la más profunda por lo menos en comparación con todos los meses de la administración pasada.

Lo anterior significa que Pemex dejó de producir en un año un volumen de 309,000 barriles diarios, equivalente a la producción total de países como Australia o Tailandia, y a casi la quinta parte de lo que se produce hoy en México.

En comparación con diciembre, Pemex redujo la producción petrolera en 6.1%, lo que también representa la caída mensual más profunda por lo menos del último sexenio, ya que se dejaron de producir 106,000 barriles por día.

Derivado de la declinación del gran yacimiento nacional, Cantarell, que en una década pasó de una extracción de más de 1 millón a menos de 200,000 barriles diarios, y de la falta de inversión para nuevos descubrimientos que permitieran suplir a este yacimiento en la Sonda de Campeche, así como de decisiones de negocio al interior de la petrolera, la producción petrolera se redujo en 37% en la pasada administración y si se compara el primer mes del 2019 con enero del 2013, Pemex produjo 938,000 barriles diarios menos, volumen equivalente a más de la mitad de la producción promedio del sexenio pasado.

Finalmente, en una década la reducción de la extracción de la petrolera nacional fue de casi 40%, que son más de 1 millón de barriles diarios.

Al aprobar la reforma energética, en 2014, la expectativa del gobierno era mantener la declinación durante los primeros dos años para que, con inversiones, sobre todo privadas, Pemex lograra llegar al 2019 con una producción de por lo menos 2.6 millones de barriles diarios.

En su plan de rescate a Pemex, el presidente Andrés Manuel López Obrador asegura que, con la puesta en marcha de distintos contratos, sobre todo de servicios, la extracción de crudo de la estatal repuntará a por lo menos 2.4 millones de barriles diarios al 2024. Ello implica incrementar casi en la mitad la producción actual de Pemex.

Menos gasolinas

En las estadísticas del primer mes del año para la presente administración, Pemex reportó también el nivel de elaboración de gasolinas más bajo desde la puesta en marcha del actual sistema nacional de refinación: de 153,500 barriles diarios, volumen que es 18% inferior al de enero del año anterior, lo que igualmente representa la peor caída anual en este rubro para un mes en materia de elaboración de gasolinas.

Hace 10 años, la producción de gasolinas era de 504,000 barriles por día, con la operación de los seis centros refinadores. Según la Secretaría de Energía, tanto las refinerías de Madero como de Minatitlán prácticamente no operaron durante enero. En una década, la elaboración de gasolinas se redujo en nada menos que 70%, con lo que en comparación con enero del 2009 se elaboraron 351,000 barriles menos de gasolinas el primer mes de este año.

Esta reducción en la producción de gasolinas se profundizó el sexenio pasado, ya que, en comparación con enero del 2013, Pemex produjo el primer mes de este año 286,000 barriles menos de gasolinas, lo que implica una reducción de 65 por ciento.

Tan sólo este año, el gobierno tiene programada una inversión de 75,000 millones de pesos para la reconfiguración de las seis refinerías del sistema nacional y el arranque de la construcción de la nueva refinería de Dos Bocas en Tabasco, que añadirá una capacidad de proceso de 304,000 barriles de crudo a los más de 1.6 millones de barriles que hoy tiene, de los cuales se está utilizando menos de la tercera parte, lo que finalmente impacta en esta reducción de la elaboración de gasolinas automotrices.

Por último, la importación de gasolinas fue de 476,400 barriles por día, que son 75% del consumo nacional, el nivel más bajo para enero desde el 2016.

[email protected]