Eli Lilly México anunció que acudirá a los tribunales correspondientes para hacer valer su inocencia ante las acusaciones que le ha realizado la Comisión Federal de Competencia (CFC), por supuestas prácticas anticompetitivas en licitaciones del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) entre los años 2003 y 2006.

Confiamos en que las autoridades judiciales nos otorguen la razón en el mencionado caso, ya que, a diferencia de la CFC, que cuenta con elementos muy débiles para sustentar su tesis, nosotros sí contamos con argumentos sólidos para demostrar nuestra inocencia , apuntó Carlos Baños, Director General de la compañía.

Asimismo, mencionó que las pruebas de descargo que presentarán en los próximos días ante tribunales se han entregado ya a la CFC durante su periodo de investigación; sin embargo éstas han sido ignoradas por el mencionado organismo en detrimento de la imparcialidad de la resolución.

Dentro de tales argumentos, la compañía farmacéutica establece que la sanción en su contra no tiene sustento legal, debido a que la CFC no ha podido comprobar la existencia de un arreglo o convenio de Eli Lilly con otras empresas participantes en las licitaciones del IMSS, tal y como lo establece la legislación en la materia.

A pesar de que el artículo 9 de la Ley Federal de Competencia Económica establece que para declarar un caso de colusión se debe demostrar la existencia de un contrato entre los competidores, la CFC únicamente ha basado sus acusaciones en promedios generales de precios, pruebas indirectas y suposiciones , indicó Carlos Baños.

Asimismo, explicó que el principal elemento que la CFC utiliza para sustentar su resolución es una serie de llamadas telefónicas entre empleados de las diversas farmacéuticas inculpadas, comunicaciones que, además de realizarse en periodos de tiempo diferentes a los de las licitaciones en cuestión, son claramente explicables porque tales personajes pertenecían en su momento a la Comisión de Abasto de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica.

Finalmente, el directivo apuntó que la resolución presentada por CFC no toma en cuenta que en las licitaciones investigadas participaron, e incluso ganaron asignaciones, seis compañías más de las que han sido señaladas como culpables de prácticas anticompetitivas, las cuales ofrecieron en su momento precios similares a los de Eli Lilly, Probiomed, Cryopharma y Pisa.

La similitud de las ofertas que presentaron empresas como Savi, Surtimédica, CPI, SMS, Audipharma y Disur demuestra que en las licitaciones el IMSS sí existía un precio de referencia, por lo que de ninguna manera pudo haberse presentado un caso de colusión entre agentes competidores , enfatizó.