El comercio electrónico del sector retail alcanzará en el 2021 ventas superiores a los 200,000 millones de dólares, duplicando su valor del 2017, pronosticó Amanda Bourlier, analista de Euromonitor.

“Estamos esperando que las ventas por internet de productos físicos van a duplicarse en los próximos cinco años; con este crecimiento en el 2021, México tendría 6% de las ventas de productos físicos haciéndose por Internet”, indicó la especialista durante su ponencia en el eCommerce Summit & Expo (ECSE). Dichos valores están lejos de lo que reporta China y Corea del Sur, donde 23% de las ventas de productos físicos se realizaron en Internet. “China tiene todas las complejidades que tiene actualmente México: los pagos son muy difíciles, es un territorio grande lo que complica la entrega, los consumidores no tenían la cultura de comprar por Internet. Lo que impulsó su crecimiento es que las empresas solucionaron estas barreras”, compartió la especialista.

Lo que necesita México es que se desarrollen el acceso a la conectividad, el acceso móvil y la confianza en los pagos. El principal motivo para que los mexicanos continúen comprando en tiendas físicas es, con 31%, evitar costos de entrega, seguido de problemas (20 por ciento). En tanto, la motivación más popular para realizar la compra en línea, con 40%, es que la entrega sea gratis; con 12%, tener devoluciones gratis por correo; y 11% devoluciones gratis en tiendas físicas, a lo que Amanda Bourlier expresó: “si tuviera una tienda de comercio electrónico me preocuparía, los consumidores están preocupados por la entrega, pero no quieren pagar para mejorarla, eso es difícil”.

Añadió que la tienda física no está muerta, sólo está cambiando, concentrando su atractivo en la experiencia de compra y el impulso de la lealtad; las cualidades que mantienen a los consumidores en sus cajas son que 23% disfruta de la experiencia en la unidad, 20% prefiere evitarse problemas de entrega, 14% ve a las tiendas físicas como confiables, y 6% desconfía en la seguridad de los pagos en línea.

Aplaudió que innovar sea parte de conseguir adaptar al consumidor cómodamente con la compra en línea, ideando modelos de integración, por ejemplo, si existe desconfianza en compartir los datos de banca en una plataforma de internet, el pago se puede realizar a través de un tercero, un modelo que ya se tiene con Oxxo.