La estimación que han realizado las autoridades laborales sobre las demandas por despido que caerán en cascada, una vez que abran las juntas locales y federal, es el equivalente a las recibidas en todo un año; es decir 500,000 a nivel federal y más de 100,000 en la Ciudad de México.

Jorge Sales Boyoli, socio del Bufete Sales Boyoli, comentó que por ahora las juntas, que a partir de octubre se transformarán en tribunales, actualmente se mantienen cerradas, pero “cuando regresen y abran sus puertas el número de demandas que van a recibir, sólo derivadas por despidos, van a ser el equivalente a las de un año”.

Las estimaciones coinciden con las que ha realizado el propio despacho, pues “tras el Covid-19 se tiene prácticamente dos meses, tiempo que ha durado el confinamiento, y suponiendo que los tribunales abran este mes de junio, recibirán tal número de demandas, más el acumulado”.

En su informe anual, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje destacó que se atiende un universo de 448,523 asuntos; de los cuales 1,479 son de naturaleza colectiva (donde están involucrados sindicatos), y 447,044 son individuales.

De acuerdo con datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, en abril no estallaron huelgas a nivel federal, ya que la Junta de Conciliación sólo permaneció abierta para ciertas actividades; según el reporte mensual, en marzo se registraron 370 emplazamientos a huelga y en abril sólo 178.

Al respecto, Fernando Yllanes, presidente de la Comisión de Seguridad y Trabajo de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), comentó que la pérdida de empleos en el sector formal alcanzan los 900,000, “nunca habíamos tenido una baja similar en la economía formal y es muy probable que al menos el 20% de ellos demande”.

Añadió que es lógico que haya un aumento en el número de demandas por despidos como consecuencia del Covid-19; y a eso se debe añadir que se sumarán las de los meses anteriores.

Las experiencias que hemos vivido, ante hechos inéditos, sostuvo Yllanes Martínez, “es que hemos tratado de resolver los problemas con los trabajadores para que sus salidas sean ordenadas y casi todas convenidas; porque normalmente los trabajadores que salen de una empresa y no les parece la liquidación buscan otro empleo y demanda; pero ahorita como no hay empleos formales, ni informales, veremos una realidad distinta”.

El especialista laboral expuso que donde seguramente estará enfocado el problema de las demandas “será en estas empresas de subcontratación ilegal, porque generalmente dejaron colgados a sus trabajadores, ahí es donde veremos cifras importantes pidiendo la ayuda de la autoridad laboral”.

Los especialistas destacaron que la responsabilidad recaerá en las Juntas de Conciliación y Arbitraje, “pero tendrán un problema muy serio, en primer lugar porque ellos tienen trabajadores vulnerables -diabetes, obesidad, adultos mayores- y no están trabajando al 100% de su capacidad; entonces están un tanto desmanteladas de manera natural porque desde que se anunciaron los nuevos Tribunales las Juntas de Conciliación se han venido disminuyendo”.

El incremento de trabajo que recibirán, “les representa un enorme reto a nivel nacional y local; además, en este momento tienen la obligación de terminar con los programas de rezago, tienen la responsabilidad de dar informes al nuevo Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, en todo eso deben tener gente trabajando”.

[email protected]