En octubre, el consumo privado creció 1.5% interanual e hiló siete meses de alzas, apuntalado por el notable aumento de 8.2% en el consumo de bienes importados, de acuerdo con cifras desestacionalizadas divulgadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Sin embargo, en su comparación mensual, el consumo privado fue menor 0.8% respecto del mes previo debido al retroceso de 0.7% en el componente de bienes y servicios de origen nacional, mientras que el renglón de productos importados tuvo un alza de 0.8 por ciento.

“Pese a que la inflación se mantuvo estable (3.02% a/a) y a que el crédito al consumo tuvo su mayor expansión a tasa anual desde el 2017 (8.4%), es posible que el desempeño del consumo haya obedecido a la desaceleración en las remesas (3.6% anual vs 13.0% anterior), el repunte en la tasa de desocupación y menores niveles de confianza del consumidor, que bajó a 43.8 puntos desde 44.7 puntos”, mencionó en un reporte Ángel Huerta, analista en Grupo Financiero Ve por Más.

Y añadió: “No descartamos que, ante un comportamiento defensivo, los consumidores hayan postergado más que en otras ocasiones el consumo previo a la campaña de descuentos del Buen Fin”.

La cifra mensual fue la más baja desde marzo del año pasado cuando presentó una caída de 1.9%, según cifras del instituto de estadísticas mexicano. Dicho resultado fue ligeramente menor al estimado por los especialistas de Citibanamex, que estimaban un decremento de 0.5 por ciento.

Incertidumbre

El estratega de Ve por Más estimó que, consecuencia de elementos como el crecimiento en remesas, inflación promedio, aumento en salarios, reducción en tasas de interés y una mejora en el empleo, el gasto en los hogares podría verse beneficiado.

En contrapunto, Alejandro Stewens, analista de Scotiabank, dijo que “consideramos que el ritmo de avance del consumo se mantendrá en niveles bajos durante los últimos meses del 2019, y para este año anticipamos una mejoría apenas perceptible, propiciada por la fortaleza de las remesas procedentes del extranjero y posiblemente por la reducción prevista en las tasas de interés. No obstante, la persistente debilidad en la creación de empleos, aunada a la incertidumbre general del panorama económico, mantendrán a un consumidor cauteloso y cuidadoso de su gasto”.

Durante los primeros 10 meses del 2019, el consumo privado se expandió apenas 1%, su menor ritmo desde el periodo comparable del 2009, cuando el indicador se desplomó 7.4% en medio de la recesión económica por la que atravesaron el mundo y el país durante ese año.

[email protected]