La Comisión Federal de Competencia Económica (CFCE) detectó la falta de competencia en siete mercados de bienes de consumo generalizado como son el de tortilla, carne procesada; pollo y huevo; leche; refresco, jugo y agua; cerveza y medicamentos.

En su Plan Estratégico 2014-2017, que puso al consulta de la ciudadanía, el organismo regulador afirmó que la falta de competencia en dichos mercados reduce entre 33 y 46% el poder adquisitivo de los hogares, en particular los de las zonas rurales.

Este efecto daña hasta en un 22.7% más a los hogares rurales de menores ingresos con relación a los hogares de mayores ingresos. Lo anterior permite inferir que la aplicación de una política de competencia contundente favorecería a toda la población, pero beneficiaría en mayor medida a las familias más pobres, principalmente a las rurales , dijo.

De acuerdo con el documento publicado en su página web, la Comisión decidió establecer una estrategia de priorización para enforcarse en los sectores económicos que analizará, a fin de maximizar la efectividad de sus intervenciones.

Para ello, indicó, definió cinco criterios, mediante los cuales establecerá los sectores que deberán ser prioritarios para el periodo 2014- 2017, los cuales son:

Crecimiento económico. Identifica aquellos sectores que, por su tamaño de mercado y tasa de crecimiento, contribuyen en mayor medida al PIB nacional.

Consumo generalizado. Enfatiza a los sectores productores de bienes y servicios de mayor demanda entre la población en general.

Impacto transversal. Señala los sectores y mercados donde se producen bienes y servicios intermedios que son insumos para la producción de bienes y servicios de consumo final.

Hogares de menores ingresos. Destaca los sectores que producen bienes y servicios que tienen mayor impacto en el gasto de las familias con mayores carencias económicas.

Sectores regulados. Acentúa los sectores económicos en los que existen regulaciones y/o prácticas gubernamentales que podrían crear barreras a la competencia.

Expuso que someterá a consulta pública cuáles deben ser sus sectores económicos prioritarios en el periodo de este plan estratégico, tomando como base los criterios antes mencionados.

Estos, dijo, serán analizados con detalle y profundida de manera que se identifiquen problemas o potenciales problemas de estructura de mercado, regulaciones restrictivas y posibles conductas anticompetitivas, que puedan ameritar una acción en el ámbito de actuación de la Comisión.

Precisó que esta consulta no significa que dejará de atender los casos de otros sectores distintos a los identificados como prioritarios, ni que vaya a ignorar las promociones de los particulares conforme la Ley Federal de Competencia Económica.

apr