Como un prólogo a la recuperación que se espera para la economía chilena en octubre ante el levantamiento de las medidas de confinamiento, que se suma a una menor base de comparación tras el estallido social del año pasado, los indicadores de actividad industrial superaron las expectativas.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el Índice de Producción Industrial (IPI) se incrementó 3.5% comparado con igual mes del año anterior, con lo que por segundo mes consecutivo logra crecer tras cinco meses de contracción.

Con esto, además, supera la proyección situada en un consenso de mercado de 2.5 por ciento. Es así, como el informe revela que tanto la producción manufacturera como la minera explican este resultado.

El primero (IPMan) registró un alza de 6.2%, lo que fue superior en 1.5 puntos a lo que se esperaba, mientras que el segundo (IPMin) aumentó 1.9 por ciento. El reporte explica que el motor en manufactura estuvo en el dinamismo de la elaboración de productos alimenticios que creció en doce meses 6.8 por ciento.

En la minería, en tanto, el empuje vino desde la producción metálica que creció 2.2 por ciento. La nota menos positiva para el décimo mes del año vino desde el Índice de Producción de Electricidad, Gas y Agua (IPEGA) que cayó 1.1% en comparación con igual período de 2019, debido a que gas se contrajo 15.6%, afectando a todo el indicador.

A este panorama se suman los buenos resultados del Índice de Actividad del Comercio (AIC) a precios constantes que creció 15.4% en doce meses, mientras que en los diez meses del año acumula una baja de 5.8 por ciento.

En su composición el sector que más influyó fue el comercio al por menor con un repunte de 18.2%. En este mismo sentido comercio al por mayor también evidenció un alza de 11.4 por ciento.